Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP vuelven a pactar ser más permisivos con los gastos electorales

Piden que la publicidad no se limite al tiempo de campaña

El PSOE y el PP pactaron hace un mes una reforma de la Ley Electoral en la que prácticamente limitaban a los 15 días de campaña la realización de todo tipo de propaganda, con el fin de reducir los gastos. Ahora han pactado una serie de pautas de aplicación de esa reforma legal que supone una interpretación permisiva de las restricciones que los dos principales partidos se imponían en la ley.

Socialistas y populares quieren tener el aval de la Junta Electoral Central en esa aplicación permisiva, pidiendo que elabore una instrucción que les permita actuaciones de marketing electoral, incluso, fuera de los periodos de campaña. La Junta Electoral empezó a estudiar ayer la aplicación de la norma, con un escrito del PSOE y el PP que otros partidos, como el PNV y CiU, no quisieron firmar. Los nacionalistas vascos entienden, por ejemplo, que el espíritu de la reforma legal supone restricciones estrictas para impedir vallas con imágenes de candidatos o cuñas radiofónicas fuera de los 15 días de campaña.

La Junta Electoral empezó a estudiar la propuesta, que rechazan PNV y CiU

La Junta Electoral estudió ayer cuatro propuestas de instrucción sobre interpretación de otros tantos artículos y acordó dar un plazo de alegaciones hasta el 22 de marzo y, a partir de ahí, aprobar una instrucción.

El PSOE y el PP aseguran en su escrito que la imposibilidad de instalar vallas y carteles y emitir cuñas solo es válida para el periodo comprendido entre la convocatoria de elecciones y el inicio oficial de la campaña. Es decir, que es lícito que los partidos hayan colocado ya carteles con sus candidatos en todas las ciudades, siempre que las retiren el día 29 de marzo cuando se publique el decreto de convocatoria de las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo.

El artículo 53 de la ley aprobado recientemente asegura que "no puede difundirse propaganda electoral ni realizarse acto alguno de campaña electoral una vez que esta haya legalmente terminado".

Pero en el escrito que PSOE y PP han remitido a la Junta Electoral se pide que se interprete como aplicable solo al momento de convocatoria electoral y, además, que debe admitirse en todo caso la publicidad electoral si tiene como objetivo "anunciar la celebración de un acto político o un mitin".

La ley pactada asegura que desde la convocatoria de unas elecciones hasta el inicio legal de la campaña, "queda prohibida la realización de publicidad o propaganda electoral mediante carteles, soportes comerciales o inserciones en prensa, radio u otros medios digitales, no pudiendo justificarse dichas actuaciones por el ejercicio de las actividades ordinarias de los partidos".

Para socialistas y populares debe admitirse la propaganda que incluya convocatorias de actos concretos, incluso en el periodo comprendido entre la convocatoria de elecciones y el inicio de la campaña. En junio, el PP remitió una carta a los portavoces parlamentarios, que sirvió para abordar la reforma de la ley, en la que se establecía como uno de los objetivos "circunscribir la publicidad exterior y en medios de comunicación a los 15 días de campaña". Ese objetivo fue incluido en una proposición no de ley del PP que se aprobó en el pleno y que se desarrolló en la reforma de la Ley Electoral que se aprobó definitivamente en enero.

El diputado del PNV Aitor Esteban sostiene que supone burlar la norma que se pactó hace unos meses. Es decir, que basta con incluir una referencia a un acto concreto para poder instalar una valla con la imagen de un candidato. Explica que la reforma legal, con la interpretación que hacen los dos grandes partidos, queda como un maquillaje de la norma anterior. "No se puede hablar de austeridad a la ciudadanía y hacer lo que ustedes hacen. No se puede engañar a la opinión pública hablando de austeridad y de recorte de gastos electorales y presentar esta interpretación ante la Junta Electoral", aseguró el diputado el miércoles en el Pleno del Congreso, en una pregunta al ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, quien respondió: "El Gobierno es ajeno a iniciativas de partido".

El escrito de ambos partidos asegura que "se entenderán permitidas por la norma aquellas actuaciones que no estén expresamente prohibidas" y como ejemplo cita "acciones de marketing directo: envío de correos electrónicos o de sms, distribución de contenidos vía Bluetooth... Para que no entre en el concepto de propaganda no debe pedir el voto".

Esa reforma limita enormemente la actuación de los poderes públicos en los periodos de precampaña y campaña electoral, de forma que no puedan ser utilizados como actos de propaganda política las inauguraciones o la publicidad institucional. Sin embargo, el PSOE y el PP proponen que sí se permita "las visitas a obras, la información de proyectos o de fases de proyectos", por entender que son "actos de gestión ordinaria de gobierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de marzo de 2011