Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Hemos devuelto el recibo de la luz"

El instituto de secundaria Pius Font i Quer, de Manresa, no tiene dinero para pagar el gas y la electricidad tras los recortes de la Generalitat

El severo recorte de gastos que está aplicando la Generalitat para reducir el déficit público está provocando serios apuros económicos en algunos centros educativos. El instituto Pius Font i Quer, de Manresa (Bages), se ha convertido en un moroso. No le ha quedado otro remedio.

Este instituto, que tiene 570 alumnos, ya sufrió recortes cuando gobernaba el tripartito y ahora se ha quedado sin dinero para pagar las últimas facturas de luz y de gas. Las cuentas bancarias de este instituto están al descubierto y se ha visto obligado a devolver los recibos, según publicó Regió 7. "Son más de 3.000 euros que no hemos podido pagar", dijo ayer a este diario el secretario del instituto, Àngel Farreny.

Enseñanza insiste a los directores en que los recortes son provisionales

El instituto asegura que el Departamento de Enseñanza le ha comunicado un tijeretazo adicional del 25% en la partida de gastos generales (luz, agua, gas, teléfono y limpieza) hasta que la Generalitat apruebe un nuevo presupuesto a mitad de año. Pero el dinero aún no ha llegado. El recorte le va a suponer pasar de disponer 117.000 euros el año pasado para gastos de funcionamiento a 87.000 este. "Hemos ido justos de liquidez durante el año pasado y ahora hemos llegado a que no podemos pagar", dijo Farreny.

El instituto ya pasó apuros para pagar algunos recibos en enero y febrero. Dice que recurrió incluso a la asociación de padres y madres de alumnos, que le ayudó con sus fondos a capear la situación. Añade el centro que la Generalitat le ha prometido que le aportará recursos a partir del día 15. Enseñanza afirma que todos los centros suelen recibir los fondos entre febrero y marzo, que se está investigando qué ha pasado y que el dinero llegará en breve al centro.Agobiados por el recorte de las partidas que les llegan de la Generalitat, algunos institutos han debatido la posibilidad de cobrar alguna cuota temporal a las familias, siempre voluntaria. Pero la inicativa no ha cuajado porque sería de dudosa legalidad, dicen algunos centros consultados. El instituto Pius Font i Que, de Manresa, que ha dejado de pagar los recibos de luz y el gas del mes de febrero, tampoco cobrará cuota alguna, pese a haberse quedado sin liquidez. "No vamos a pedir ayuda a las familias", asegura el secretario del instituto, Àngel Farreny. "Esperamos que la Generalitat nos transfiera los fondos en los próximos días", añade.

Son varios los institutos que están cobrando algunas cuotas, pero siempre finalistas y voluntarias, y no lo ocultan. Son cuotas para comprar el material de algunas clases prácticas, como las de física y química. Lo dicen, por ejemplo, el director del instituto Gelida, Antonio Arroyo, y el del Joan Miró, de Cornellà, José Luis Pérez.

Precisamente, una representación de los directores de instituto se reunió ayer con altos cargos del Departamento de Enseñanza. El objetivo era conocer de primera mano el porqué y el alcance de los recortes anunciados hace dos semanas para los gastos de funcionamiento de los centros. Estos recortes van del 15% hasta el 33% en algún caso. Una fuente de los directores consultada tras la reunión dijo que Enseñanza les transmitió que la reducción que se les ha comunicado es temporal, hasta que se apruebe un nuevo presupuesto, y que el departamento confía en que, en cómputo anual, la partida para gastos de funcionamiento de los centros no estará por debajo de la del año pasado. Aun así, los directores afirman que se les comunicó que la última palabra la tiene el guardián del dinero, que es el Departamento de Economía, que dirige el consejero Andreu Mas-Colell.

Un director consultado dijo que tanto la secretaria general de Enseñanza, Maria Jesús Mier, como el secretario de Políticas Educativas, Lluís Font, admitieron que las cartas que han recibido los centros con la reducción de gastos son mejorables en la forma de explicar la situación y que se enviarán nuevos escritos explicativos. Un portavoz del departamento no entró a evaluar este extremo. Se limitó a decir que se había producido la reunión con la junta de directores y a remachar que las reducciones de la partidas de gastos que han recibido los centros son temporales, hasta que haya presupuesto para 2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de marzo de 2011