Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pimentel mantiene el bajón de sueldo y acorta la jornada a los controladores

Cobrarán una media de 200.000 euros frente a los 334.000 de hace un año

Los controladores aéreos de AENA ya tienen su II Convenio Colectivo, el dictado por el árbitro propuesto por el sindicato USCA y aceptado por la empresa pública, Manuel Pimentel. El exministro del PP entregó ayer a las partes las 183 páginas en la sede de AENA, que recogen básicamente el acuerdo firmado en agosto sobre retribuciones (unos 200.000 euros de media frente a los 334.000 de hace un año) y el marco legal establecido el pasado año. Con una salvedad importante: la jornada laboral se fija en 1.670 horas anuales para 2011 y el próximo ejercicio (más 40 y 25 horas de formación respectivamente y otras 80 horas extra voluntarias).

El asunto de la jornada fue el detonante del abandono del trabajo por los controladores el 3 de diciembre, que desembocó en el estado de alarma y la militarización del colectivo durante mes y medio. El decreto del Gobierno de ese día establecía que esas eran horas de jornada aeronáutica y no incluía ni los permisos sindicales ni maternales o la baja por enfermedad. AENA aclaró luego que la jornada laboral era la máxima prevista en el Estatuto de los Trabajadores: 1.840 horas.

Se nombrará a los jefes con criterios objetivos y no solo por antigüedad

Esta solución, explicó Pimentel, se toma bajo el "principio de normalidad". "Como se funciona en cualquier empresa", dijo el exministro, que señaló que con 1.670 horas la jornada de los controladores es "una de las más extensas de Europa", ya que en casi ningún caso se trabaja más de 1.500. "Trabajan más, pero también es cierto que cobran por encima de sus homólogos europeos". Para acercarse a la media, esa jornada laboral se verá reducida en 2013 (cuando finalizará la vigencia del convenio) a 1.595 horas anuales (más 20 de formación).

El laudo de Pimentel establece que los controladores en activo el 5 de febrero de 2010 (cuando se aprobó el decreto que cambió sus condiciones) mantendrán su retribución, mientras que los nuevos la verán mermada en proporción a la reducción de jornada. A cambio, estos podrán ver revisado su salario en función de lo que se apruebe en Presupuestos para empleados públicos. Los mayores de 57 años que no sigan en activo cobrarán como tope 70.000 euros -hasta ahora 170.000-, el doble de la pensión máxima de la Seguridad Social. El nuevo convenio establece que AENA nombrará los puestos de libre designación (jefes de sala de control o de torre, por ejemplo) con criterios objetivos y no solo por antigüedad como marcaba el convenio anterior, según AENA, que considera que en este punto Pimentel ha tomado "una solución salomónica". En tres meses una comisión acordará esos criterios y, si no, los fijará AENA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 2011