Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 100.000 parados no cobran ninguna ayuda

Los desempleados sin prestación suben el 32% entre 2009 y 2010

El número de parados se ha mantenido relativamente estable en Cataluña durante el último año: 2009 acabó con 561.761 personas sin trabajo y 2010 con 562.673. En cambio, y como consecuencia del paro de larga duración, el año pasado se cerró con un incremento del 32,1% de personas a las que se les han terminado los subsidios. Un total de 103.523 personas no cobraban en diciembre de 2010 ningún tipo de ayuda: ni contributiva, ni no contributiva, ni la ayuda de 420 euros. Son el 18,4% de todos los parados. Las cifras las dio ayer Comisiones Obreras durante la presentación del Mapa del paro en Cataluña 2010, un estudio que radiografía el desempleo.

La secretaria de políticas socioeconómicas del sindicato, Cristina Faciaben, alertó del riesgo de fractura social que conlleva la situación de los parados que no tienen ayudas. Faciaben apuntó que la cifra podría ser mayor, porque los datos del Servicio Catalán de Ocupación no tienen en cuenta a personas sin trabajo que no se han inscrito como demandantes de empleo ni a los desempleados que asisten a cursos de formación ocupacional de más de 20 horas de clase, una circunstancia que también les excluye del registro.

El paro afecta más a hombres jóvenes con poca formación y extranjeros

El retrato robot del parado en Cataluña es un hombre de Tarragona, muy joven, sin estudios, que lleva entre uno y dos años desempleado y es extranjero. El Mapa, pues, detalla un perfil en el que hay más hombres (19,4%) que mujeres (16,6%) sin trabajo; en el que la franja de edad más castigada por el desempleo son los más jóvenes (el 65,5% de los chavales entre 16 y 19 años no trabajan); en el que cuantos menos estudios se tienen mayor es la incidencia del paro (del 27% entre analfabetos o personas con estudios de primaria frente al 10,4% de los que tienen carrera); y en el que se observa con claridad que el desempleo castiga el doble a los inmigrantes que a los autóctonos.

Entre los hombres, la mayor parte de los desempleados llevan entre uno y dos años sin trabajo (31,7%), mientras que el grueso de las mujeres paradas llevan menos de medio año desempleadas (29,2%). Una de las explicaciones de esta diferencia entre hombres y mujeres es que buena parte del paro masculino es consecuencia del parón de la construcción, un sector que básicamente emplea a hombres.

Por zonas geográficas, donde más tiempo cuesta encontrar trabajo es claramente en la provincia de Barcelona. Y bajando al detalle de las comarcas, la mayor tasa de paro la registran el Baix Penedès, Anoia, Vallès Occidental y Bages (entre el 14,6% y el 12,2%). Son cuatro comarcas, destaca el estudio de CC OO, que se habían apoyado en los últimos años en los sectores de la construcción residencial e industrias que han destruido muchos puestos de trabajo. Por el contrario, las comarcas con menor incidencia de paro son Alta Ribagorça y Val d'Aran, en el Pirineo, Pla de l'Estany y Terra Alta (entre el 5,6% y el 4,7%). Todas ellas apoyan su economía, en buena parte, en el turismo, un sector que se ha mostrado más resistente al desempleo, subraya el informe. El Barcelonès tiene una tasa de paro del 9,3%.

Comisiones Obreras ha calculado la tasa de desempleo por comarcas y municipios -un porcentaje que no detalla la encuesta de población activa (EPA)- "dividiendo la población parada registrada real entre la población potencialmente activa de entre 16 y 65 años, extraída del censo", explica la secretaria de políticas socioeconómicas.

De este cálculo por comarcas también se desprende que los mayores incrementos del paro entre 2009 y 2010 se han producido en el Pla d'Urgell (con más del 50% de incremento), el Pallars Jussà y el Priorat. Por municipios, los 1.224 parados de Santa Maria de Montbui (Vallès Oriental) suman el mayor porcentaje de toda Cataluña, el 18,2%. Barcelona tiene el 9,5%, de acuerdo con este coeficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 2011