Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vivienda sigue abaratándose en Barcelona y acumula una caída del 12%

El 'stock' de pisos sin vender se reduce el 72,7% en los últimos tres años

El mercado inmobiliario barcelonés sigue con la purga que empezó en 2007. Ni su condición de gran ciudad ni su modesto crecimiento urbanístico evitaron que los precios de la vivienda en la capital catalana continuaran descendiendo el año pasado. Según el Departamento de Estadística del Ayuntamiento de Barcelona, el precio de las viviendas de obra nueva descendió el 3,7% en 2010, con lo que acumulan una bajada del 11,8% desde el inicio de la crisis, en 2007. Pero el descenso no se quedó ahí. También los pisos de segunda mano, los alquileres, las plazas de garaje y los locales comerciales se devaluaron.

La estadística del Ayuntamiento recoge los precios de oferta de las viviendas. Y estos suelen ser más altos que los de venta, puesto que el comprador en los últimos años suele conseguir casi siempre una rebaja tras la negociación con el propietario. Eso explica que los agentes de la propiedad inmobiliaria consideren que los precios en Barcelona han descendido el 30% en términos reales (teniendo en cuenta la inflación) desde 2007. Aun así, los datos muestran que los descensos se han moderado respecto a los peores años de recesión, aunque el ajuste no ha terminado.

En Nou Barris y Horta-Guinardó están los pisos más baratos de la ciudad

Si bien el valor sigue bajando, Barcelona ha ido absorbiendo las existencias de viviendas sin estrenar, uno de los principales obstáculos en otras grandes ciudades españolas. Los promotores tenían 5.952 viviendas en sus manos en 2007, mientras que el año pasado esta bolsa de casas sin dueño era el 72,7% menor. La directora de la consultora Aguirre Newman en Barcelona, Anna Gener, explica que, por primera vez en tres años, en 2010 empezaron a construirse nuevas promociones. "El stock se ha ido reduciendo y empieza a haber proyectos nuevos. En la mayoría de ocasiones se trata de suelo que estaba en manos de las entidades financieras y que estas empiezan a desarrollar a través de un promotor, casi siempre mediante una permuta", asegura.

El informe Viviendas iniciadas en Cataluña, del Departamento de Territorio y Sostenibilidad indica, de hecho, que los aparejadores visaron 106 expedientes para poner en marcha 1.913 viviendas. Aun así, la mayoría de esas nuevas promociones, un total de 69, correspondían a expedientes para la construcción de vivienda protegida.

El precio de las viviendas de segunda mano siguió la misma senda que la obra nueva y cedió el 2,1%. Solo Les Corts registró una subida del 3,2%, mientras que en Sant Andreu y Nou Barris acusaron aún descensos cercanos al 7%."Los precios han bajado ya el 30% desde 2007, pero las compras tocaron fondo en abril de 2009 y luego se volvieron a recuperar. Hemos empezado 2011 con apatía porque los compradores anticiparon sus decisiones por el fin de las desgravaciones fiscales, pero vamos a ir recuperando pronto los volúmenes de ventas", asegura Joan Ollé, presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Barcelona. También el alquiler, que ha ganado cuota de mercado frente a la propiedad a raíz de la recesión, ha rebajado precios. El coste medio de un piso de alquiler en Barcelona rebasó por primera vez los 1.000 euros en 2009. El año pasado las rentas estaban en 903 euros por un piso de unos 70 metros cuadrados, un descenso del 5%. Los alquileres más baratos están en los distritos de Nou Barris (713 euros), Horta-Guinardó (735) y Sant Andreu (775). Los más caros están en Sarrià-Sant Gervasi (1.141 euros) y Les Corts (1.014).

Aunque el mercado de alquiler sigue escalando, Anna Gener recuerda que los inversores que compran inmuebles siguen apartados del mercado residencial. La única operación de envergadura que se realizó el año pasado fue la venta por parte de Habitat de un paquete de 200 pisos en el 22@ al fondo británico Patron Capital, casi todos ya alquilados a particulares. A pequeña escala, Ollé asegura que el año pasado algunos inversores, que en época del boom llegaron a acaparar incluso el 40% de todas las operaciones, volvieron al mercado al apreciar oportunidades.

Ningún sector de actividad, en general, es ajeno a la atonía del mercado inmobiliario. Y el descenso de los precios de la vivienda arrastró al de las plazas de garaje, que en muchas ocasiones van ligadas a la compra o alquiler de un piso. La estadística municipal señala que una plaza doble de garaje vale 56.603 euros, el 20% menos que en 2009, mientras que una individual alcanza los 28.597 euros, el 4,6% menos. Los motociclistas también pueden respirar, puesto que los precios han pasado de los casi 7.500 euros que costaba en 2007 a los 4.576 del año pasado. El deterioro de la actividad económica en los últimos tres años también se ha reflejado en los inmuebles comerciales. El Ayuntamiento de Barcelona indica que tanto los precios de venta como de alquiler de los locales comerciales se han reducido en los últimos 12 meses. Así, si adquirir un establecimiento costaba en 2009 una media de 506.260 euros, el año pasado valía 472.642 euros. Los alquileres también bajaron a poco más de 10 euros el metro cuadrado. Los precios también van por barrios, y Ciutat Vella es el distrito más caro para abrir un local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de febrero de 2011