Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Paco Tous - Actor | EL VIAJERO HABITUAL

Queso y carretera

El actor sevillano Paco Tous, que ayer estrenó el filme 23-F, en el que interpreta a Tejero, nos cuenta cómo convirtió un simple viaje de trabajo a Santiago de Compostela en una travesía estupenda.

¿Cuál fue su receta?

Tenía que trasladarme de Sevilla a Santiago unos días para representar una obra. En lugar de ir en avión, me subí al coche con la cámara de fotos y mucha música para la carretera; de Camarón a Bach, pasando por Silvio Rodríguez.

Espero que se llevara mapa.

Sí, salí con tres días de antelación y llevaba pensado un itinerario: desde Mérida, ceñirme más o menos a la Vía de la Plata y desviarme después a Galicia.

Primero paré en Zafra y en Villafranca de los Barros, dos de los pueblos más bonitos de Badajoz, y de ahí me fui hasta Casar de Cáceres.

Donde se pondría morado de torta del Casar.

Y compré unas cuantas también, además de varios vinos estupendos. A continuación, hice noche en Baños de Montemayor, famoso por sus aguas termales. Y, claro, me quedé en un balneario magnífico.

El descanso idóneo después de tantas horas al volante.

Y además me vino estupendamente afeitarme.

¿Tanto le cansa tener barba?

No, es que en esa época grababa Los hombres de Paco, y para el viaje me afeité, con lo cual pocos me reconocían. Fue como tomarme unas vacaciones del personaje.

¿No le dio pereza reemprender viaje al día siguiente?

Debo decir que me quedaba un plan estupendo por delante. Primero visité Puebla de Sanabria, y aunque me encantó, por culpa de la niebla me perdí por la zona del lago cuando me bajé del coche a hacer fotos.

Llegar a Santiago le repondría del susto, ¿no?

Antes de llegar paré en Cangas de Morrazo, y me comí unas ostras con raspadura de pepino.

¿El viaje de vuelta estuvo a la altura?

La vuelta fue todo lo contrario; la hice en un día. Tiré por Portugal y creo que ni paré. Y eso que tuve problemas en el peaje, porque no cogí todos los tiques. La señora de la última cabina me dejó pasar por caridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011