Un nuevo pasado para la ciudad

Valentín, un visigodo con artrosis

Además de relevantes restos árabes, como 70 metros de muralla, y de las casas medievales que retrasan el origen urbano de Madrid, las excavaciones en el subsuelo en torno al palacio Real han sacado a la luz un enterramiento con restos bien conservados y una escalera de granito correspondiente al edificio de la Real Armería de Felipe II, el rey que hizo de Madrid la capital del reino en 1561.

En la denominada casa 1, bajo la plaza que separa la de la Armería de la catedral, los arqueólogos han encontrado un esqueleto. Se trata del "único vestigio visigodo hallado en la ciudad", según la responsable de las excavaciones, Esther Andréu. Corresponde a un hombre que vivió en torno al siglo VIII, según las dos pruebas con carbono 14 realizadas. En el yacimiento le bautizaron como Valentín por haber aparecido un 14 de febrero, el de 2009. Y con Valentín sigue ahora que sus restos están en un almacén.

Más información
La historia de Madrid da un vuelco

El dueño del esqueleto murió a los 25 años, previsiblemente tras una vida dura: Valentín tenía la artrosis propia de quien ha cargado mucho peso con frecuencia. Le faltaban los pies, probablemente cercenados al construir un basurero medieval junto a su enterramiento, sobre el que luego se levantó una casa. Fue sepultado sin ningún ajuar. Andréu cree que el hombre murió de forma natural, cuando transitaba por lo que luego sería Madrid y que entonces era solo campo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS