Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Arranca la precampaña del 22-M

Zapatero compara en Asturias sus reformas con la reconversión de los 80

"Hoy sembramos la prosperidad de mañana", afirma el presidente

El PSOE ganará las elecciones municipales y autonómicas del próximo 22 de mayo porque los socialistas son "los únicos" que han hecho, y "siempre en solitario", las reformas que en cada momento precisa España, sostuvo ayer en Oviedo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Asturias —donde el PP ha sufrido la fuga de una parte de sus militantes de la mano de su exvicepresidente y exsecretario general Francisco Álvarez-Cascos— fue la comunidad elegida por el presidente para el primer acto de respaldo a los candidatos socialistas en los próximos comicios.

Zapatero quiso reivindicar expresamente sus reformas económicas de los últimos meses en la comunidad que fue escenario emblemático de la dura y conflictiva política de reconversión del PSOE en los años ochenta. Según él, las reformas emprendidas ahora por el Ejecutivo, como ocurrió en aquellos años bajo Gobierno de Felipe González, alumbrarán una nueva etapa de crecimiento y empleo. "Lo que hoy sembramos es la prosperidad de mañana", dijo.

Subrayó la unidad del PSOE frente a la ruptura del PP con Cascos

Lejos de sucumbir a las encuestas, el presidente transmitió una convicción plena en la victoria: "Estoy tranquilo y confiado", dijo. Y lo hizo reivindicando justo aquello por lo que más ha sido denostado: su política de gasto en los dos primeros años de la crisis —incluido el Plan E— y su posterior giro hacia el ajuste y las reformas. "Si hacemos reformas que comportan sacrificios y esfuerzo es para seguir avanzando y consolidando el Estado del Bienestar y las políticas sociales. Nuestras ideas son fuertes y nuestra unidad, invencible. Por eso ganaremos", arengó a varios miles de seguidores congregados en La Corredoria, un barrio de población trabajadora.

La gran modernización de España, argumentó, ha sido obra mayoritaria de los socialistas: "En 30 años hemos multiplicado por cuatro la renta per cápita del país, y de ese periodo dos tercios lo fueron con Gobiernos del PSOE. Por eso, y por la coherencia, la seriedad y la capacidad de compromiso, el PSOE va a seguir gobernando", afirmó. Y lo hará, según el presidente, buscando siempre el acuerdo con los sindicatos —"porque es un factor de estabilidad y de confianza colectiva"— y reclamando "más respeto para la vida política", "más voluntad de acuerdo" y un "mejor clima de convivencia política". "A mí el talante nadie me lo va a cambiar", proclamó.

Frente a las críticas a su gestión de la crisis, el líder socialista defendió las medidas iniciales de gasto, incluido el controvertido Plan E —el mismo que financió el pabellón en el que pronunció el discurso—, las reformas en marcha y la política social de un Gobierno que hizo más que el PP, sostuvo, porque la derecha "cuando gobernó nunca se acordó de la dependencia, las pensiones mínimas, ni las pensiones no contributivas".

Y ahora, argumentó Zapatero aludiendo a la reforma que ha ampliado hasta los 67 la edad de jubilación, "un país que planifica sus pensiones a 15 o 20 años para garantizarlas es un país serio y que acierta". El siguiente objetivo será las "políticas sociales activas", dirigidas sobre todo a los jóvenes, que "son los que van a salir con más dificultad de la crisis".

En Asturias, un enclave histórico de la izquierda, donde la derecha sólo logró gobernar cuatro años y donde ahora el PP ha vuelto a romperse por segunda vez, Zapatero invocó el ejemplo de los socialistas asturianos, con el presidente saliente, Vicente Álvarez Areces, y el nuevo candidato a la presidencia del Principado, Javier Fernández, "remando juntos".

Frente a la división y el enfrentamiento de la derecha asturiana —"una lucha por intereses personales", según el presidente—, Rodríguez Zapatero proclamó al PSOE como "el partido que pone los intereses generales por encima de los afanes particulares". "Asturias no quiere peleas ni fulanismos, sino partidos unidos, y así lo va a demostrar en las elecciones de mayo", auguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2011