Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los medidores de polución se movieron en distintas ciudades

Esta práctica es habitual en varias ciudades de España, según denuncian grupos de ecologistas

El cambio de estaciones que miden la contaminación del aire ha sido una práctica frecuente en las ciudades, según ha criticado Ecologistas en Acción. Madrid, pero también Valencia, Valladolid, y la Junta de Andalucía han movido de sitio en los últimos años estaciones. Por eso, esta organización reclama al Ministerio de Medio Ambiente que controle el emplazamiento de los medidores.

El Ayuntamiento de Valencia, a petición de la Consejería de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, ambos del PP, ha trasladado desde 2008 varias estaciones medidoras de dióxido de nitrógeno (NO2) de puntos de congestión circulatoria a parques o vías con menos tráfico. Si en 2008 solo una de las estaciones se situaba en la zona de los jardines de Viveros, hoy solo dos de las seis estaciones están en puntos de tráfico intenso.

En 2010, según el Ayuntamiento de Valencia, la media anual se situó en 38,3 microgramos por metro cúbico, cifra por debajo del valor límite exigido por la UE, de 40 microgramos. Dos de las centrales trasladadas -la de Nuevo Centro y Linares- son "las plantas que superaron varios años los 40 microgramos de NO2 de media que establece la directiva europea", explica el eurodiputado socialista Andrés Perelló, que pide a la Comisión Europea que se pronuncie sobre el traslado. La oposición sospecha que los cambios se han realizado para maquillar los datos.

Castilla y León

Ecologistas en Acción denuncia un caso similar en Castilla y León: "Desde 2002, el Ayuntamiento de Valladolid y la Junta de Castilla y León han cambiado o suprimido 15 estaciones que superaban los límites legales de contaminación atmosférica". Afirman que así se mejoró artificialmente la polución en Burgos, León, Ponferrada, Palencia, Salamanca y Valladolid.

En Córdoba, la Junta de Andalucía, del PSOE, movió dos estaciones de tráfico a parques, donde registran altos picos de ozono troposférico (se da en días de sol, principalmente), 56 días al año, así como altos niveles de partículas, informa Manuel Albert.

La fiscalía comenzó su investigación sobre estos cambios en Madrid, donde tenía la logística, pero seguirá con el resto. Juan García, de Ecologistas en Acción, afirma que no les preocupa tanto el cambio de estaciones como la falta de medidas del Ayuntamiento de Madrid contra la polución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2011