Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia trasladó los medidores tras alertar Bruselas de la contaminación

La oposición pide a la CE que investigue un posible 'maquillaje' de datos

La oposición quiere que la Comisión Europea (CE) se pronuncie sobre el traslado de estaciones de medición de la contaminación por parte del Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat en los últimos tres años. Los grupos socialista y de Compromís sospechan que estos cambios pueden haberse producido con el objetivo de maquillar los datos y evitar que la capital sobrepase los límites de dióxido de nitrógeno (NO2), un gas tóxico e irritante producido por la contaminación. Por este motivo, han presentado sendas preguntas a Bruselas para que se pronuncie sobre estos cambios de emplazamiento y si Valencia cumple con la ley.

Los eurodiputados Andrés Perelló (PSOE) y Raúl Romeva (Verdes/ALE) insisten en que el Consistorio, que preside la popular Rita Barberá, ha retirado tres estaciones de medición de la calidad del aire de vías con tráfico intenso a áreas verdes o suburbanas menos transitadas.

Solo dos de las seis estaciones que miden la polución en Valencia se localizan en áreas de tráfico intenso. Curiosamente, estas dos plantas son las que "superan continuamente los 40 microgramos de dióxido de nitrógeno que marca la directiva europea", argumenta el eurodiputado socialista Andrés Perelló.

Romeva, que representa en la Eurocámara a Compromís, argumenta en su interpelación que hasta 2008, sólo una de las seis estaciones medidoras de la contaminación en Valencia estaba localizada en un jardín, en Viveros. "En tres años, el Ayuntamiento, a instancias de la Consejería de Medio Ambiente, ha movido otras tres a zonas verdes", añaden. La estación de Nuevo Centro se trasladó en 2008 desde una zona de alta congestión de tráfico al Parque de Cabecera. Otra situada en la avenida de Aragón se reubicó en el campus de la Universidad Politécnica y una tercera se cambió de la calle Linares al Bulevar Sud, junto al Cementerio de Valencia.

"Así", añaden, "quedan cuatro estaciones en zonas verdes o suburbanas, y otras dos en entornos urbanos", prosigue la pregunta de Romeva.

La voz de alarma sobre los índices de NO2 en Valencia la dio la concejal Carmina del Río en el Consistorio, que amenazó hace meses con acudir a la fiscalía para que investigase el traslado de estaciones. "En el área de L'Horta, donde está incluida Valencia, las concentraciones de NO2 sobrepasaron por primera vez los límites en 2004", aseguró el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, en septiembre de 2009. Lo hizo en respuesta a una pregunta formulada por el socialista Perelló ese mismo año. Dimas, de acuerdo con los datos proporcionados por la Generalitat, concluyó que en 2007 los valores límite de dióxido de nitrógeno se sobrepasaron en L'Horta en el 50% de las estaciones, "lo que hace muy improbable su cumplimiento en 2010".

Las tres estaciones que superaban los niveles establecidos por Bruselas estaban en la ciudad de Valencia y respondían al nombre de Pista de Silla, Linares y Nuevo Centro. Estas dos últimas se han desplazado a áreas verdes, después de que la CE diera la alerta.

"La Comisión debe intervenir sin demora", reclama Perelló. Según el eurodiputado, lo que está pasando en otras ciudades como Madrid o Barcelona "también está ocurriendo en Valencia" e insistió en que "la realidad es que los valencianos están respirando un aire que supera con creces las normas de contaminación".

Joan Ribó, candidato a la alcaldía de Valencia por Compromís, acusó al Consistorio y la Generalitat de "esconder los datos de contaminación atmosférica a través de la ubicación ineficiente y tramposa de las estaciones". Y alerta de que las estaciones no miden la presencia de otros elementos contaminantes como el PM10.

La Fiscalía de Medio Ambiente que coordina Antonio Vercher ha implantado en Madrid y Barcelona un programa de control de la calidad del aire que, progresivamente se llevará a otras capitales españolas como Valencia.

En el Consistorio, la alcaldesa volvió a repetir ayer que todo estaba correcto y que ella no había cambiado la ubicación de las estaciones, sino la Generalitat. "Esta ciudad goza de un magnífico aire y se está cumpliendo con todos los parámetros. Estamos fenomenal", subrayó Barberá.

Mediciones

- Las concentraciones de NO2 se sobrepasaron por primera vez en L'Horta en 2004, según Bruselas.

- De las seis estaciones medidoras de Valencia, dos están en entornos urbanos: Pista de Silla y avenida de Francia. Y cuatro en zonas verdes y suburbanas: Parque de Cabecera, Politécnica, Bulevar Sur y Viveros.

- Según la Generalitat, en 2007, tres estaciones de Valencia sobrepasaron el límite de NO2. En 2008, se superaron en Nuevo Centro, Linares y Pista de Silla. Y en 2009 excedieron los niveles las de Linares y la Pista de Silla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2011

Más información