Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasen y vean al increíble 'crooner' de bigotes largos

Jerry Fish apuesta por el eclecticismo con su rock circense

Pasen y vean las maravillas que les ofrece The beautiful untrue, el último disco de Gerard Whelan (Dublín, 1957) o, lo que es lo mismo, la voz oscura aunque alegre de Jerry Fish & The Mudbug Club. El cantante irlandés trae a España su último trabajo, publicado en 2009 en su país, para demostrar las habilidades de un circense con apariencia de crooner de bigotes largos.

Whelan, quien allá por los noventa fue casi famoso como líder de la banda irlandesa de rock adulto An emotional fish, luce hoy tupé, barba blanca, de negro impoluto de pies a cabeza, anillos y pendientes de plata. Hasta confiesa que vive en la banda sonora de un circo. "Me encanta pensar en una canción para cada cosa que me pasa", cuenta en un céntrico hotel de Madrid. "Por eso mi música es un poco la de cada país. Cada vez que viajo a un lugar encuentro un sonido nuevo para incorporar". Y por eso The beautiful untrue es un número de malabarismo en el que se mezcla el jazz de Nueva Orleans con pop y ritmos latinos y un poco de country. "Me gusta cantar con diferentes voces, interpretar distintos personajes; así consigo manejar todos estos estilos".

Su música mezcla jazz con pop, ritmos latinos y un poco de 'country'

Una varieté en el que le acompaña la nueva reina irlandesa del rockabilly, Imelda May. "La conozco desde que era pequeña. Soy como su tío y el de su marido, el guitarrista Darrel Higham. Me da rabia que todo el mundo hable de ella ahora como si fuera la Cenicienta. Lo suyo no es un éxito de una sola noche como en el cuento, lleva muchos años trabajando". Esta colaboración inaugura el disco con el tema The hole in the boat. "La escribí en un sótano que alquilé en Dublín. Sentía que mientras la gente se divertía en la cubierta, yo estaba en el fondo del barco, achicando agua para tratar de salvarlos". No, no se trata de una metáfora del rescate europeo a Irlanda, es la expresión de lo que Whelan denomina la corrupción de la moral de sus paisanos. "En mi país la gente dejó de hablar, de saludarse los unos a los otros. Todo se resume en una estrofa de la canción Life is sweet: 'El dinero no es la raíz de todos los males; la avaricia, sí".

"Aunque suene oscuro, soy muy optimista. Siempre estoy feliz o trato de estarlo". En ese momento, coge un bolígrafo, se lo mete en la boca y demuestra su teoría. "Al reír se liberan endorfinas. La gente no se imagina lo que se puede conseguir con una sonrisa". Ni siquiera la pierde cuando se le plantea si cree que su éxito en España se debe a que formó parte de la banda sonora de estas pasadas navidades con un anuncio de El Corte Inglés. "Acabo de crear mi propio sello, así que cualquier ayuda es buena. No estaría ahora en Madrid si no hubiera sido por el anuncio".

Jerry Fish & The Mudbug Band aún no tienen fecha para tocar en España. Hasta entonces, un aperitivo: "Los Excéntricos [un pequeño grupo de tres payasos catalanes] han sido la inspiración de la banda. La tragedia tiene la cara de un payaso, así que el que sale de uno de nuestros conciertos tiene la sensación de haber experimentado la oscuridad pero con un guiño de optimismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2011