Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | La repercusión de la crisis en Argelia

Argelia levantará el estado de emergencia vigente desde 1992

La medida, reclamada por la oposición, permitirá las manifestaciones

Argelia anunció ayer el inminente levantamiento del estado de emergencia, implantado hace 19 años, que partidos de oposición y sociedad civil reclamaban a gritos.

El presidente Abdelaziz Buteflika, de 73 años, hizo este anuncio durante el Consejo de Ministros celebrado ayer, según informó la agencia de prensa oficial Algérie Presse Service (APS).

El jefe del Estado señaló además que el Gobierno había recibido el encargo de adoptar nuevas medidas tendentes a crear empleo y que todos los partidos, incluidos los de la oposición, dispondrán de espacios en la radio y la televisión, que en Argelia son solo públicas.

El estado de emergencia prohibía, entre otras cosas, las manifestaciones y concentraciones al aire libre. Había sido instaurado en febrero de 1992 tras el golpe de Estado militar que impidió la victoria electoral de los islamistas en las elecciones legislativas.

Buteflika anuncia que la televisión pública se abrirá a todos los partidos

Fue decretado "solo porque era necesario para la lucha antiterrorista", afirmó ayer Buteflika, quien no precisó la fecha de su "próximo" levantamiento. Durante los años noventa, la guerra civil larvada entre el Ejército y los grupos terroristas islámicos se cobró cerca de 200.000 muertos.

"En ningún momento [el estado de emergencia] supuso una traba a una gran actividad política ni una contrariedad para el desarrollo de intensas campañas electorales (...)", recalcó el presidente ante los ministros.

En Argel, sin embargo, las manifestaciones seguirán estando vetadas "por razones de orden público", según Buteflika. En algunas capitales europeas, como Madrid y Bruselas, está prohibido organizar protestas en determinados lugares, como el Parlamento, pero nunca en el conjunto de la ciudad.

La capital, recordó Buteflika, "cuenta con varias salas públicas (...) que serán puestas gratuitamente a disposición de cualquier partido o asociación que formule legalmente una petición", precisó.

Por esa razón la manifestación de protesta convocada para el 12 de febrero por la Coordinadora de Fuerzas de la Oposición y de la Sociedad Civil no será autorizada. Otra concentración, organizada el 22 de enero por el opositor Reagrupamiento para la Cultura y la Democracia, fue desbaratada por las fuerzas del orden.

Al margen de estas protestas abortadas, el país vive en plena efervescencia social. Prueba de ello son las numerosas concentraciones que se desarrollan estos días, incluida la de los 90.000 trabajadores de la sanidad pública, que concluyó el miércoles.

[La Conferencia de los Obispos de la Región del Norte de África concluyó, el miércoles por la noche en Argel, con un comunicado sobre los acontecimientos de Túnez y Egipto. Los obispos resaltan que constituyen "la reivindicación de libertad y dignidad por parte de las nuevas generaciones de la región"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011