Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey Alberto designa a otro árbitro político en Bélgica

Alberto II, el rey de los belgas, dio ayer un golpe en la mesa y reclamó al primer ministro en funciones, Yves Leterme, que presente un presupuesto para 2011 y tome las medidas pertinentes para velar por el bienestar popular. Para salir de la empantanada crisis institucional, el soberano jugó la que parece una última carta: encargó al viceprimer ministro y líder liberal saliente, Didier Reynders, que tantee un hipotético acuerdo entre flamencos y valones. Reynders tiene hasta el próximo día 16.

Mientras el Gobierno en funciones trabaja en las medidas con que el país debe responder pronto a las exigencias europeas de control presupuestario y reformas estructurales para los años venideros, el liberal francófono Reynders debe buscar una solución a la crisis política. Su irrupción en escena da un giro sustancial a la situación. Los liberales han estado ausentes hasta ahora de las negociaciones que siguieron a las elecciones de junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de febrero de 2011