Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Decennals de Valls reúnen a 57 'colles castelleres'

Unas 240.000 bombillas iluminan las fiestas más esperadas

Las camisas de colores, las fajas y el sonido de las grallas inundaron ayer desde primera hora de la mañana todos los rincones de la ciudad de Valls (Alt Camp). La población vive inmersa en las fiestas Decennals de la Mare de Déu de la Candela, y en el marco de esta celebración tuvo lugar uno de los encuentros castellers más espectaculares de la historia. Hasta 10.000 castellers de 57 agrupaciones de toda Cataluña y de las islas Baleares actuaron al unísono y en un único espacio. La cita tiene lugar cada 10 años y se espera con ganas. Además, en esta ocasión el encuentro vino marcado por la declaración de los castells el pasado mes de noviembre como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco.

El acto estuvo presidido por el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, quien destacó la importancia de esta tradición. "Este encuentro es una metáfora de lo que representan los castells: fuerza, equilibrio, belleza y voluntad común y compartida de hacer las cosas cada vez más difíciles y siempre bien", dijo en Valls. Durante su estancia en el municipio, donde gobiernan CiU y PSC, Mascarell también se comprometió a hacer realidad el museo dedicado a las torres humanas. Sin embargo, aunque el proyecto ejecutivo ya está acordado, evitó concretar las fechas de su construcción.

El elevado número de participantes desbordó ayer todas las previsiones de la organización, que esperaba 7.000 personas. Incluso, la asistencia se duplicó respecto al anterior encuentro, celebrado en 2001. Durante todo el fin de semana se sucedieron dos actos para homenajearlos: primero, Firacastell, que llenó la población de objetos dedicados a la temática, como vinos e incluso juegos de mesa. Y luego el primer Simposio Casteller Internacional, que inauguró el escritor Josep Maria Espinàs y al que acudieron ponentes de Nigeria e Italia.

Las fiestas, conocidas como Festes de la Llum, empezaron el viernes, aunque el espectáculo inaugural tuvo que suspenderse hasta la noche siguiente debido a la lluvia. Sí que pudieron encenderse las luminarias, instalaciones lumínicas festivas que no se veían en Cataluña desde 1931. Las ha realizado la histórica compañía italiana Mariano Scenografie Light Sculptures, que se dedica a realizar estos adornos desde el siglo XIX. "Nos hemos inspirado en planos antiguos de Valls, y la instalación ha sido complicada porque no podíamos utilizar alambre", explica Lucio Mariano, director artístico. Las forman motivos florales y 240.000 bombillas.

Se encenderán cada tarde hasta el 6 de febrero, cuando finalicen las fiestas. Hasta entonces, en el calendario hay dos actos marcados en rojo para los 25.000 habitantes de Valls: la procesión de día 2 de febrero y el piromusical de clausura, cuya traca finalizará las Decennals de 2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011