Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reestructuración financiera

Las elevadas exigencias de capital penalizarán a la mayoría de las cajas

El Gobierno eleva al "9% o 10%" el capital mínimo de las entidades sin inversores privados - El sector cree que todas están abocadas a salir a Bolsa

Semana de infarto para las cajas de ahorros. El sector vivió ayer su segunda jornada de sobresaltos, y aun faltan el jueves y viernes. La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, anunció que las cajas, "al ser entidades no cotizadas, necesitarán un nivel de capital mínimo, core capital, de entre el 9% y el 10%" sobre sus activos ponderados por riesgo. Las que no lo alcancen, serán parcialmente nacionalizadas ya que el Estado entrará en el capital con acciones y nombrará consejeros profesionales. Con los últimos datos disponibles, la mayoría de las cajas tendrán que reforzar el capital.

Esta declaración llega después de que el lunes el Gobierno adelantara que todos los bancos y cajas tendrán que tener un 8% de capital básico a partir del 30 de septiembre. Es decir, que tienen que acumular recursos por valor del 8% según los riesgos de todo tipo que asume la entidad. Esta cifra ya supone el nivel más elevado de Europa, donde no se pide más del 7% de capital y cifras menores en muchos casos.

El sector cree que competirá en inferioridad frente a los bancos

CatalunyaCaixa admite que no alcanzará el capital sin un inversor

Pero para aquellas que no coticen o que no tengan una participación significativa de inversores privados o que cuenten con créditos en los mercados mayoristas por más de un 20% de sus activos, el porcentaje de capital puede llegar al 10%, como aclaró ayer Salgado. Esta mayor exigencia supone una dificultad añadida para las cajas, sobre todo porque algunas (la fusión liderada por Caja Madrid-Bancaja, NovaCaixaGalicia, Unnim, CatalunyaCaixa así como Bankinter y Banco de Valencia) todavía no alcanzan ni el 8% general con las cifras actuales.

Entre las cajas no cayó bien la noticia. En opinión de algunos ejecutivos consultados, "esta medida es discriminatoria. Los bancos tendrán exigencias más bajas de capital por lo que podrán financiarse a menor precio y ofrecer productos con más remuneración". Cuanto mayor es el capital mínimo exigido, menor es la rentabilidad de una entidad, "lo que dificultará más la entrada de inversores privados", continúan estas fuentes.

La agencia de calificación Fitch coincide con esta opinión. "No parece que haya un estímulo claro para que el sector privado inyecte fondos, sobre todo teniendo en cuenta que aún persisten dudas sobre la profundidad de los problemas de calidad de los activos" y duda de que el Gobierno "restaure la confianza del mercado".

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, echó ayer un cable a Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid, que quizá no puede ser tan sincero: "Se obliga a las cajas a competir con una mano atada a la espalda" ya que "se les impone el ratio de solvencia más elevado del mundo, por encima de los requisitos de la reforma de Basilea III", dijo en su blog personal. "Están poniendo el listón muy alto. Está claro que persiguen que todo el sector traslade su negocio financiero a un banco o que vendamos los activos a bajo precio", dijo ayer el presidente de una entidad que pidió el anonimato.

Fuentes del Ministerio de Economía admitieron que el baremo anunciado ayer es severo para las cajas. "La falta de credibilidad del sector está dañando mucho la credibilidad de España en el extranjero. No se puede aguantar mucho más tiempo esta falta de financiación. Las cajas tienen que romper su dinámica y adaptarse a las reglas del mercado en su enfoque de negocio y de gestión".

Hasta ahora, cinco fusiones han anunciado que se convierten en bancos: la unión de Caja Madrid-Bancaja, la liderada por Cajastur, la de la CAI de Zaragoza, Banca Cívica, Mare Nostrum (controlada por Caja Murcia) y la BBK. En el mercado se espera que La Caixa anuncie pronto la salida a cotizar con un banco filial. Es decir, quedarían 10 cajas que no han iniciado los trámites para ser banco. Algunos ejecutivos creen que será difícil que los que no han empezado los trámites lleguen a tiempo.

Para el cálculo del core capital será válido el dinero inyectado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), según fuentes financieras.

Por otro lado, Adolf Todó, director general de CatalunyaCaixa, ha dicho, en una carta a los empleados, que la entidad no acudirá al FROB por lo que se ahorrará "unos 100 millones" en el pago de intereses, ya que tenía pensado solicitar 1.000 millones para cumplir con las exigencias de Basilea III. La caja da por hecho que cubrirá su déficit de capital con la entrada de un inversor, sin especificar si es público o privado, informa Lluís Pellicer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2011