Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildarratz apuesta por una nueva Udalbiltza y enfada otra vez al PSE

Los socialistas exigen su dimisión por cuestionar Eudel, el órgano que preside

Año nuevo, vieja polémica. Los dos grandes partidos vascos volvieron a enzarzarse ayer en el agrio enfrentamiento con el que despidieron 2010. El peneuvista Jokin Bildarratz, presidente de la Asociación de Municipios Vascos (Eudel), reavivó la llama de la disputa con el PSE al abogar por la constitución de una nueva Udalbiltza como "fórmula interesante dentro de un proceso de normalización de cara al futuro". La respuesta no se hizo esperar entre los socialistas, que exigieron de inmediato su dimisión por cuestionar "la institución que él mismo preside".

Bildarratz aprovechó una entrevista en Radio Euskadi para catalogar como una "buena noticia" la sentencia absolutoria de la Audiencia Nacional con respecto a la asamblea de electos de Batasuna, ya que "era un caso que no tenía sentido". Más allá, planteó incluso la reflexión de que "Udalbiltza o algo parecido" podría servir como herramienta para "aunar en una personalidad jurídica" a nacionalistas y no nacionalistas, ya que los ayuntamientos deben jugar, a su juicio, un "buen papel" en el "nuevo ciclo" que se abre.

La polémica sucede al cruce de insultos que se vivió a finales de 2010

El presidente de Eudel y alcalde también de Tolosa, instigador de anteriores polémicas con los socialistas, recordó que "el pueblo vasco" está dividido "en dos Estados" y que, dentro de España, "en dos comunidades" autónomas. Motivo más que suficiente, a su juicio, para impulsar una institución que aglutine las "diferentes realidades" municipales. "Eudel cumple una función muy importante, pero hay que dar con una configuración jurídica más allá de lo que es un Estado", justificó.

Sus palabras sembraron de nuevo la polémica. A través de un comunicado, el PSE acusó a Bildarratz de "tirar por tierra" la institución que lidera y exigió su dimisión. "En vez de apostar por la unidad y ser consciente de la pluralidad vasca, parece querer un nuevo organismo porque no ve a Eudel con futuro", lamentó. Los socialistas, que ostentan la vicepresidencia de la Asociación de Municipios Vascos, destacaron que el regidor del PNV "solo habla en nombre de su partido", lo que también le inhabilita, en su opinión, como presidente del organismo.

El PSE dejó claro en la nota que sus regidores no comparten las palabras de Bildarratz ni se sienten "representados" por él, ya que "usa su cargo para realizar siempre manifestaciones partidistas". Según recalcó, el presidente de Eudel "solo quiere representar a los consistorios nacionalistas, pero se olvida de que la mitad de la población vasca está regida por ayuntamientos con alcaldes socialistas". En este sentido, recalcó que el "sectarismo" del primer edil tolosarra supone un "descrédito y desafecto hacia Eudel".

La polémica en torno a Udalbiltza reavivó ayer el pique que los dos principales partidos vascos escenificaron a finales de 2010 y que alcanzó su máximo apogeo con un duro intercambio de insultos. En octubre, la distinta visión en torno a la Ley Municipal motivó la amenaza de abandonar Eudel por parte de los cinco alcaldes socialistas con representación en el órgano (Barakaldo, Irún, Basauri, Ermua e Iruña de Oca), que acusaban a Bildarratz de emprender una campaña contra el Gobierno y en favor de los intereses nacionalistas. Fue el inicio de un creciente enfrentamiento.

Ya en noviembre, el lehendakari, Patxi López, respondió a las voces que le deslegitimaban en el cargo y acusó a la formación jeltzale de "venderse al mejor postor", en referencia al acuerdo alcanzado con el PSOE en Madrid para cerrar las transferencias a Euskadi. El presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, respondió llamándole "Pinocho" por "vivir esclavizado en la mentira". Días después, el alcalde nacionalista de Leioa, Eneko Arruebarrena, llegó incluso a referirse al líder del Ejecutivo autónomo como "pelele", lo que colmó la paciencia de un PSE que amenazó con acudir incluso a los tribunales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de enero de 2011