Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rigau abre la puerta a subvencionar más escuelas que segregan por sexo

"Si garantizan el éxito y son constitucionales, no veo por qué no", dice la consejera

El Gobierno de Convergència i Unió (CiU) dio hace una década el concierto a una decena de escuelas que separan alumnos por sexo. Tras su vuelta al Gobierno, no se cierra a volver a sufragar con fondos públicos más centros de esas caracteristicas. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, aseguró ayer: "Si [las escuelas que separan por sexo] garantizan el éxito escolar, es estatutario y son constitucionales [las ayudas que reciben], no veo por qué no se deben concertar". Rigau hizo estas declaraciones en una entrevista a la emisora RAC 1.

"El debate que tenemos y hemos de analizar", añadió la consejera de Enseñanza, "es por qué los chicos tienen un fracaso muy superior al de las chicas. Si el éxito escolar de los niños se situase como el de las chicas, quedaríamos en la media europea de éxito escolar. Nada más llegar he encargado un estudio sobre esta cuestión. Es más interesante debatir este punto que debatir por qué una escuela es solo de niños o de niñas", remachó la consejera de Enseñanza.

CiU dio en 2001 el concierto a una decena de estos centros

En Cataluña hay una decena de escuelas que separan alumnos por sexo y cobran el concierto de la Generalitat. Son centros ligados en su mayoría al Opus Dei. Fueron concertados en la época en que era consejera la convergente Carme Laura Gil. A diferencia del momento actual, cuando las arcas de la Generalitat están sumidas en el déficit y se apuntan posible recortes de gastos, cuando se otorgaron estos conciertos, en 2001, las arcas de la Generalitat estaban llenas. Incluso un año después se anunció un ligero superávit presupuestario. Ahora, en plena crisis, CiU ha anunciado que suprimirá del todo el impuesto de sucesiones y anulará la subida del IRPF para las rentas más altas que aprobó el Gobierno de José Montilla.

El tripartito no dio nuevos conciertos a centros que separan alumnos en sus siete años de Gobierno, recuerda una fuente del anterior Ejecutivo. Lo que sí tuvo que hacer, por un fallo judicial adverso, fue extender el concierto a la educación infantil a los centros que ya lo tenían desde que se lo dio el Gobierno de CiU para la primaria y la secundaria, según fuentes del Ejecutivo anterior. Entre las escuelas sufragadas con fondos públicos que separan alumnos por sexo están las de La Vall, la Escolania de Montserrat, Viaró, La Farga y Monclà.

La no prohibición en la ley catalana de educación del concierto para los centros que separan alumnos motivó hace dos años que Iniciativa per Catalunya Verds votará en contra de este punto de la ley en el Parlament.

Ni la norma estatal ni la catalana prohíben sufragar con fondos públicos centros que separan alumnos. Pero sí dice la norma que se tendrán en cuenta algunas prioridades a la hora de dar conciertos. Por ejemplo, "tienen preferencia los [centros] que tienen mayor proporción de alumnos con condiciones económicas desfavorecidas", aunque también los que "realizan experiencias de interés y tienen más alumnos de la zona donde está el centro". Incluso tienen preferencia para el concierto los centros que, además de cumplir alguna de las condiciones anteriores, funcionan como cooperativas, según la Ley de Educación.

En la entrevista a RAC 1, Rigau también reiteró que la inmersión en catalán en la escuela no se tocará. El PP y Ciutadans le pidieron, en cambio, que adapte la ley al fallo del Supremo que dice que el castellano también puede ser lengua vehicular.

El portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, afirmó que el fallo "no dice que se deba ir contra la inmersión lingüística", sino que "bastaría con que algunas materias se impartieran en castellano para cumplirla". Albert Rivera, jefe de filas de Ciutadans, señaló que su grupo "facilitará a los padres la documentación necesaria para que puedan reclamar que la enseñanza primaria "sea impartida, como mínimo, en las dos lenguas oficiales en Cataluña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2011