Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios buscan patrón

Joaquim Gay de Montellà, Eusebi Cima y Antoni Abad se perfilan como candidatos a suceder a Joan Rosell al frente de Fomento del Trabajo

El ascenso de Joan Rosell a la presidencia de la CEOE ha abierto la carrera para dirigir la patronal catalana Fomento del Trabajo. A partir de hoy, Rosell sondeará a la junta directiva de la organización empresarial para dar con un nombre de consenso que, según el entorno de Rosell, saldrá de entre los 10 vicepresidentes que hoy serán designados. Entre estos, se perfilan como principales candidatos a la presidencia el empresario Joaquim Gay de Montellà; el presidente de la Fepyme, Eusebi Cima, y el líder de la Cecot, Antoni Abad, que asumirá hoy una de las vicepresidencias de Fomento.

Antes de ser elegido presidente de la CEOE, Rosell anunció un periodo de transición en la patronal catalana que él mismo, dijo, se encargaría de guiar. La mayoría de los empresarios de la patronal descartan la celebración de unas elecciones después de que ya hubiera unos comicios en octubre tras los cuales las grandes organizaciones del sector del metal y el químico quedaron fuera. Según los estatutos, el vicepresidente de más edad debe asumir el liderazgo, salvo que la junta directiva proponga otro candidato. Y en eso está Rosell, en buscar a alguien que genere el máximo consenso. "El proceso se hará con el tiempo que sea necesario para que sea muy correcto", aseguraron fuentes de la patronal.

La mayoría de los empresarios descartan ir a unas nuevas elecciones

Sin embargo, varios miembros de la dirección de la patronal consultados admitieron advertir cierto "nerviosismo" entre algunos de los candidatos. Según afirman estas fuentes, la semana pasada hubo algunas "rondas de contactos" del entorno de algunos de ellos para calibrar el apoyo que tenían. En privado, algunos admiten que Rosell debería acelerar el proceso de renovación ante la convulsa situación que podría darse en el panorama político y español en los próximos meses con la aprobación de las reformas de las pensiones y de la negociación colectiva.

Con especial atención se siguen los pasos que pueda ir dando Antoni Abad, que es quien más claramente está expresando sus aspiraciones. Sin embargo, su candidatura despierta recelos en algunos sectores por su militancia en Convergència, porque comprometería el principio de independencia que siempre proclama la patronal, y también porque dio apoyo a la lista de Joaquim Boixareu -el contrincante de Rosell en las pasadas elecciones-, aunque luego lo retiró y apostó por el actual presidente.

Ni Gay de Montellà ni Cima se postulan públicamente, aunque ambos están dispuestos a asumir la presidencia si resultan ser la persona de consenso que busca Rosell. El primero es un hombre de confianza del líder de la CEOE, al que acompañó durante las elecciones a la patronal española, y el segundo le buscó apoyos ante la poderosa organización Fepyme. "Sería un error dar un paso en falso y nombrar a una persona que no genere consenso. Está bien que Rosell sepa a quién tiene a su disposición, pero algunos movimientos podrían debilitar la cohesión interna, y no se trata de eso", aseguran desde la organización.

Se prevé que en la junta de hoy se incorporen a las actuales vicepresidencias, además de Antoni Abad, el líder de la patronal gerundense, Jordi Comas; el de la de Tarragona, Antoni Belmonte, y el de Lleida, Joan Simó. La reunión de hoy también servirá para configurar el comité ejecutivo y dar entrada a las patronales que respaldaron a Boixareu, de forma que entrarán miembros de las patronales del metal, la química y las artes gráficas. Sin embargo, fuentes cercanas a Rosell explicaron que el presidente no los situará en el comité ejecutivo, donde estos sectores sí estarán representados a través de Jorge Lasheras, ex presidente de Yamaha, y Josep Lluís Cabestany, que dará voz al sector químico catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de enero de 2011