Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia católica pide a la UE que defienda la libertad religiosa

Líderes islámicos moderados ultiman una fetua para condenar los ataques contra los cristianos - El Vaticano se muestra "atónito ante tanta intolerancia"

El desasosiego de la Iglesia católica por el aumento de las persecuciones y la violencia contra los cristianos en Oriente Medio es cada vez mayor. Tras el atentado islamista de la noche de fin de año, que provocó 23 muertos entre los cristianos egipcios que rezaban en una iglesia copta de Alejandría, líderes religiosos de las dos orillas trataron ayer de rebajar la tensión y apelaron a la paz y el respeto mutuo.

El presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Angelo Bagnasco, pidió en nombre del Papa a la comunidad internacional y, en especial a la Unión Europea, que intervengan y hagan oír su voz "de forma fuerte y clara para que el derecho a la libertad religiosa se respete en todas partes y sin excepciones".

El elemento político es crucial, según el cardenal Angelo Bagnasco

"¿Son perseguidos por hablar de la dignidad e igualdad de las personas?"

Un gran imán dice que los cristianos de Oriente son vitales para sus sociedades

"Los extremistas no distinguen entre cristianismo y Occidente"

Durante la homilía de una misa celebrada en la catedral de Génova, el cardenal afirmó que la CEI y el Papa "están atónitos ante tanta intolerancia religiosa y tanta violencia". Y añadió: "Nos preguntamos doloridos por qué. Por qué se derrama tanta sangre en tantos lugares de la Tierra".

El elemento político es para el Vaticano uno de los nudos gordianos del asunto, según dejó claro Bagnasco retomando el hilo del discurso pronunciado por el Papa el pasado 1 de enero. "¿Los cristianos son perseguidos porque hablan de la dignidad e igualdad de las personas, sean hombres o mujeres?", se preguntó buscando los motivos de las persecuciones. "¿Son perseguidos porque, en nombre de Cristo, predican el amor también contra quienes se dicen sus enemigos? ¿Por qué hablan de perdón, rechazan la violencia y trabajan como constructores de paz? ¿Por qué predican la justicia y el Estado de derecho? ¿Quizá es por eso por lo que algunos los juzgan peligrosos e inaceptables, merecedores de persecución y muerte?".

Mientras, desde Roma, Benedicto XVI envió sus "más fervientes augurios a las Iglesias orientales que mañana [por hoy] celebrarán la Navidad", en referencia a la golpeada comunidad copta de Egipto. Ante una plaza de San Pedro repleta de fieles, el Papa apeló a que "la bondad de Dios, aparecida en Jesucristo, Verbo encarnado, refuerce en todos la fe, la esperanza y la caridad, y dé consuelo a las comunidades que se encuentran a prueba".

Las voces del mundo islámico también se hicieron oír. El gran imán Ahmed El Tayeb, jefe espiritual de la mezquita Al Azhar de El Cairo, la más prestigiosa institución del Islam suní, solicitó al Papa, a través de una entrevista con Il Corriere della Sera, "un mensaje de paz que pueda reabrir puentes de confianza y disipe los malentendidos".

El Tayeb, nombrado en marzo pasado por el presidente egipcio, Hosni Mubarak, había reprochado a Benedicto XVI, después de su dura condena del atentado perpetrado en la ciudad de Alejandría, que no hubiera denunciado con el mismo énfasis las matanzas sufridas por los musulmanes en Irak. Ayer, más conciliador, definió los ataques contra los cristianos como "acciones terroristas no dirigidas solo contra esa franja de la población, sino contra el entero Egipto", que tienen "el objetivo de desestabilizar el país y atentar contra la seguridad y la unidad nacional".

El Tayeb se mostró convencido de que las relaciones entre musulmanes y cristianos en Egipto se normalizarán pronto porque "los atentados han despertado la conciencia colectiva contra los peligros comunes". A su juicio, "los cristianos de Oriente son un componente esencial para sus sociedades de pertenencia y una fuente de riqueza de la civilización oriental y de la tradición árabe-islámica". Y aseguró que su protección y seguridad "están garantizadas por sus derechos de ciudadanos".

Mientras tanto, los líderes religiosos islámicos moderados ultiman una fetua que condenará los atentados contra las iglesias, lo que equipararía esas acciones a las que sufren los musulmanes y las mezquitas. La aprobación del decreto se realizará en Líbano en los próximos días, según dijo ayer a Radio RAI el secretario general de la Spiritual Islamic Summit, Mohamed Sammak, uno de los líderes musulmanes que intervino en el último Sínodo para Oriente Medio celebrado en el Vaticano.

"El acuerdo sobre el texto está listo", aclaró Sammak, quien anunció que en la reunión participará también el Centro de Estudios Islámicos de El Cairo. Según Sammak, esa es la "respuesta del Islam a los extremistas que atacan a los cristianos porque no distinguen entre Occidente y cristianismo y que, pensando que están en conflicto con Occidente, atacan a los cristianos porque no pueden perpetrar directamente sus acciones en Occidente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de enero de 2011