Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado contra la comunidad cristiana de Egipto causa 21 muertos

La bomba estalló junto a una iglesia copta de la ciudad de Alejandría

La comunidad cristiana de Oriente Próximo ha sido blanco de un nuevo atentado que ha causado al menos 21 muertos y casi un centenar de heridos en la madrugada de ayer en Egipto, según indicó el ministro de Salud egipcio, Abdel Rahman Shahin. La bomba estalló junto a una iglesia copta de Alejandría, en el norte el país, en el momento en el que cerca de un millar de fieles salía de la misa de año nuevo. Las autoridades egipcias consideraron que el ataque ha sido probablemente obra de un terrorista suicida extranjero.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, condenó el "acto criminal cuyo objetivo es toda la nación, coptos y musulmanes" y pidió unidad frente al terrorismo. "Es una operación terrorista ajena a nosotros. Cortaremos la cabeza de la serpiente, nos enfrentaremos al terrorismo y lo derrotaremos", dijo Mubarak en un discurso televisado.

Según Mubarak, el ataque lo realizaron extranjeros para dañar a Egipto

El Papa pide que se defienda a los cristianos de la intolerancia religiosa

"¿Dónde está nuestro Gobierno?", se preguntaban encolerizados los manifestantes. "Oh, cruz, con nuestra sangre, por ti nos sacrificamos", gritaban los supervivientes, según testimonios recogidos por France Presse.

El ataque se produjo en la iglesia de los Santos pasada la medianoche, y además de muertos y heridos provocó numerosos daños materiales en la zona. Miembros de la comunidad cristiana protagonizaron protestas y atacaron una mezquita cercana, según detallaron varias agencias de noticias. Cristianos y musulmanes se lanzaron piedras y botellas en los choques que siguieron al ataque. La policía antidisturbios utilizó balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

La tensión intersectaria ha aumentado en los últimos meses en Egipto, un país de mayoría musulmana y donde los cristianos coptos representan cerca del 10% de los 80 millones de habitantes del país. El pasado enero, un grupo de hombres armados mató a seis coptos a la salida de misa en un caso aún por resolver. En las últimas semanas se han producido choques entre miembros de la comunidad cristiana y la policía, tras la paralización de la construcción de una iglesia. Los enfrentamientos dejaron dos muertos y más de un centenar de detenidos, además de un creciente sentimiento de discriminación entre la comunidad copta. El ataque de ayer, sin embargo, no se parece por su envergadura a incidentes anteriores, estimaron los expertos.

Egipto reforzó la seguridad en las iglesias el mes pasado, después de que un grupo iraquí vinculado a la organización terrorista Al Qaeda amenazara a la comunidad copta en Egipto. Los militantes islamistas pidieron a los coptos egipcios que "liberaran" a dos mujeres convertidas al cristianismo. Se trata de las mujeres de dos curas coptos, cuya conversión levantó ampollas en Egipto, según informó la cadena qatarí Al Yazeera. El mismo grupo islamista, denominado Estado Islámico de Irak, se atribuyó un ataque a la iglesia de Nuestra Señora de la Salvación en Bagdad a finales de octubre pasado en el que murieron medio centenar de personas.

Refa al Tahtawi, portavoz de Al Azhar, la principal institución suní con sede en El Cairo, llamó a la calma a cristianos y musulmanes en declaraciones a la televisión egipcia. Las circunstancias del ataque "indican claramente que fueron extranjeros los que planearon y ejecutaron", indicó el Ministerio de Interior en un comunicado. "Es probable que haya sido un suicida el que transportó el artefacto que explotó y que muriera junto a los demás", añadió la nota oficial.

Ningún grupo se atribuyó la autoría del ataque. El gobernador de Alejandría, sin embargo, "acusó a Al Qaeda de planear el atentado", según informó la televisión estatal egipcia.

El Papa Benedicto XV pidió a los dirigentes del mundo durante la misa de Año Nuevo en Roma que defiendan a los cristianos de los abusos y la intolerancia religiosa. Benedicto XVI emitió el mes pasado un mensaje en el que sostuvo que los cristianos son el grupo más perseguido del mundo y consideró inaceptable que tuvieran que arriesgar su vida para poder practicar su fe.

Varios dirigentes políticos del mundo árabe condenaron el ataque de ayer, que consideraron atenta con la pluralidad religiosa en Egipto y en el resto de la región. También lo hicieron líderes religiosos como el patriarca latino de Jerusalén, Fuad Tual, quien apeló al "coraje" de los cristianos de Oriente Próximo durante una misa en Jerusalén.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de enero de 2011