Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bengoa descarta abrir una investigación por la compra de 60 millones de mascarillas

El consejero defiende la adquisición de miles de vacunas contra la gripe A

El consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, evitó ayer lanzar cualquier sombra de duda sobre la legalidad de la compra de 60 millones de mascarillas contra la gripe A por parte del anterior departamento, encabezado por Gabriel Inclán, nueve días antes de que el Gobierno actual tomase posesión.

La compra siguió todas las normas, según resaltó el máximo responsable sanitario ayer en una conversación con los medios informativos en los pasillos del Parlamento. Por ello, Bengoa descartó abrir cualquier tipo de investigación al respecto, tanto en el pasado como en el futuro. Aseguró que la decisión le había "extrañado" y que comparte la opinión de la compra realizada el martes por la portavoz del Gobierno, Idoia Mendia, quien la consideró "desmedida".

El consejero dará explicaciones en la Cámara el próximo mes de febrero

No quiso, sin embargo, evaluar si la alarma en torno a la gripe A, que lanzó a la carrera de las compras de material sanitario a buena parte de las comunidades autónomas, podría suponer una justificación suficiente para una adquisición de estas medidas. Sí defenderá la compra que realizó el departamento, ya bajo su mandato, de vacunas contra el virus H1N1, de las que más de 270.000 tuvieron que ser destruidas porque no se utilizaron. En principio, se compraron, 420.000 dosis por 2,1 millones de euros, aunque la cifra de vacunados por la gripe estacional triplicó a los de la gripe A.

El de las vacunas fue una de las cuestiones aducidas el martes por la parlamentaria del PNV Nerea Antia para criticar al consejero en respuesta a las informaciones sobre la compra realizada por Sanidad cuando este departamento estaba en manos de su partido. Bengoa aseguró ayer que quiere "aprovechar cualquier ocasión" que tenga para recordar lo importante que es disponer de vacunas. La tendrá, previsiblemente en febrero, ya que tendrá que comparecer ante la Comisión de Sanidad del Parlamento, a petición del PNV, el PSE y el Partido Popular para explicar la compra de las mascarillas. El titular del departamento adelantó ayer que utilizará esta oportunidad para "rematar el recorrido de las mascarillas del principio hasta el final" y explicar su gestión de la compra de vacunas.

Al tiempo, rechazó otra de las críticas de Antia, quien aseguró que las informaciones de las mascarillas han sido filtradas a la prensa para desviar la atención sobre la "nefasta gestión" sanitaria del Ejecutivo. "¿De qué tenemos que desviar la atención? Estamos aumentando la productividad del sistema de salud de una manera espectacular, tenemos el mejor programa de crónicos... Estamos muy orgullosos de lo que estamos haciendo y no necesitamos ninguna maniobra", sentenció.

Sin embargo, el consejero se mostró más comedido sobre las consecuencias que ha tenido la compra de mascarillas en el seno del departamento. Así, no ahondó en el intento de convalidación de la misma que hizo este año su entonces director de Régimen Jurídico, Fernando Toña, lo que llevó a la consejería a forzar su dimisión. Bengoa aseguró que "son temas internos de gestión que se tienen que quedar en el ámbito interno" y mostró su intención de preservar el "entorno de confidencialidad necesario".

El departamento busca ahora vender, por medio de una subasta pública, 47 de los 60 millones de mascarillas compradas por Inclán. Está previsto que la subasta se haga pública hoy. El precio de partida son 54.000 euros, frente a los 2,55 millones que costaron todas las que compró Sanidad en 2009.

La empresa a la que se adjudicó el contrato fue Dispotex, hoy conocida como Cardiva. El gerente del grupo malagueño, Ramón Lorente, gestionó personalmente el contrato. Lorente fue jefe del Servicio de Suministros en el Hospital de Cruces al menos en 1998, cuando se le nombró suplente en la mesa de contratación de este centro, según indica el Boletín Oficial del País Vasco. Inclán dejó la dirección médica de Cruces en 1997.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2010