El Senado de Estados Unidos desbloquea la votación del tratado START

El presidente Barack Obama y el grupo demócrata en el Senado de EE UU lograron romper ayer el bloqueo al que los republicanos habían sometido el nuevo tratado de desarme nuclear con Rusia, gracias al apoyo de 11 senadores conservadores. El líder de los demócratas en esa Cámara, Harry Reid, de Nevada, y la Casa Blanca dieron la aprobación del acuerdo por segura, antes de la votación final y definitiva, que se efectuará hoy.

El tratado, que contempla una reducción del 30% en el armamento nuclear de Rusia y EE UU, hasta dejar los arsenales nucleares en 1.500 cabezas por país, necesita 67 de los 100 votos del Senado. Ayer, fueron precisamente 67 los senadores que votaron a favor de desbloquear su aprobación. Entre ellos se encuentran los más moderados de la bancada conservadora, como Scott Brown, de Massachusetts; Susan Collins, de Maine, o Lisa Murkowski, de Alaska.

Más información
Obama reclama al Senado que apruebe el tratado START de desarme nuclear con Rusia

El tratado, el tercero que firman ambas potencias desde los últimos años de la URSS, fue firmado por Obama y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, el pasado abril. Los republicanos se han opuesto a él porque consideran que supone cuantiosas concesiones respecto a la defensa de EE UU en Europa.

Para lograr los apoyos necesarios, Obama se ha comprometido a seguir adelante con el proyecto de su antecesor, George W. Bush, de construir un escudo antimisiles en Europa, destinado, en principio, a prevenir ataques de países como Irán o Corea del Norte.

La Casa Blanca y diversos líderes militares, como el secretario de Defensa, Robert Gates, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullen, defendieron intensamente el acuerdo durante el fin de semana. Esas gestiones dieron sus frutos ayer, cuando casi dos tercios de la Cámara optaron por proceder a la votación final.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los republicanos que han votado con los demócratas lo han hecho en contra de los líderes de su partido. El jefe de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, les criticó ayer: "Nuestra preocupación debería ser la seguridad y la estabilidad de nuestra nación, no el deseo de un político de colgarse la medalla de una victoria política".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS