Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama reclama al Senado que apruebe el tratado START de desarme nuclear con Rusia

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio ayer un impulso de última hora a la ratificación del acuerdo de desarme nuclear con Rusia, sobre la que el Senado pretende emitir un voto definitivo antes del receso navideño. Obama se comprometió, en una carta remitida a los senadores, a mantener intacto el proyecto de defensa de misiles en Europa e invocó, en un mensaje radiofónico, el espíritu del presidente Ronald Reagan, en los años del final de la Guerra Fría, para tratar de disuadir a las filas republicanas de que bloquearan la ratificación.

Obama necesitaba el voto de, al menos, ocho senadores republicanos para evitar un bloqueo de la ratificación, que está estancada desde mediados de noviembre. Los conservadores recelan, principalmente, del preámbulo del tratado conocido como Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START, en sus siglas en inglés), en el que ambas naciones firmantes admiten que existe una "interrelación entre las armas de estrategia ofensiva y las armas de estrategia defensiva", es decir, entre los sistemas de misiles y las armas nucleares. Consideran que eso significa ceder ante las exigencias de Moscú de que Washington renuncie a su proyecto de construir un escudo de misiles en Europa.

Obama se vio en la necesidad de aclarar, en la carta enviada al Senado: "El nuevo tratado START no impone limitaciones en el desarrollo o implementación de los programas de defensa con misiles [...]. Mantenemos el ritmo de construcción de un sistema de defensa de misiles en Europa, diseñado para proteger de forma completa a los países de la OTAN en el continente, además de a las tropas norteamericanas destinadas allí, contra la creciente amenaza que suponen los misiles balísticos", dijo.

Desde los años de Bush, Estados Unidos ha mantenido que ese escudo de misiles serviría de protección frente a un posible ataque de países como Irán, no de Rusia.

"Sin un nuevo tratado, no seríamos capaces de supervisar el arsenal nuclear de Rusia", dijo Obama en su mensaje radiofónico. "Y eso, traicionaría la recomendación del presidente Reagan de que, cuando se trata de armas nucleares, está bien confiar en el otro, pero también hay que inspeccionar para comprobar".

Según el nuevo tratado START, Rusia y Estados Unidos se comprometerían a reducir su arsenal nuclear en un 30% hasta 1.550 armas por país en los próximos siete años.

Sería el tercer tratado de esa índole, después de los dos firmados por George Bush padre en 1991 y 1993 con Mijaíl Gorbachov y Boris Yeltsin. El nuevo tratado START fue firmado el pasado 9 de abril en Praga entre Obama y el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010