Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las galerías calientan motores antes de Arco

Las salas se llenan de creaciones de jóvenes artistas provenientes de Estados Unidos y Latinoamérica, aunque no renuncian a los clásicos de todo el mundo

Soplan vientos de tormenta y hay que ajustar las velas. Las galerías de arte madrileñas encaran el cambio de año en medio de la crisis, pero con atisbos de optimismo gracias, sobre todo, a que la meteorología en otras geografías es más benévola. Así lo corroboran Elvira Mignoni (Elvira González: General Castaños, 3), José Martínez Calvo (Espacio Mínimo: Doctor Fourquet, 17), Pedro Maisterra (Maisterravalbuena: Doctor Fourquet, 1)) y Nerea Fernández (Nieves Fernández: Monte Esquinza, 25). A principios de dicembre participaron en las distintas ferias que se celebraron en Miami (Art Basel Miami Beach y Pulse Miami, entre otras). "Ha habido más público que en 2009 y mucho comprador, sobre todo latinoamericanos y estadounidenses. Por el contrario, se vieron menos europeos", señala Mignoni.

La oferta actual incluye joyas diseñadas por Alexander Calder

En febrero se verá obra de Ángela de la Cruz, finalista del premio Turner

Kate Gilmore muestra la huella de la 'performance' que realizó en noviembre

Representa el arte estadounidense, entre otros, Danica Phelps

Ahora, toda la expectación se dirige hacia Arco, la feria de arte contemporáneo que tendrá lugar en Madrid entre el 16 y el 20 de febrero. En esa época las galerías suelen programar sus exposiciones estrella para aprovechar el tirón de visitantes que atrae la feria, la primera cita del calendario artístico del año. Pero, hasta que llegue ese momento, los galeristas calientan motores con exposiciones que definen un paisaje en el que hay sitio para artistas consagrados y también para jóvenes creadores.

A partir de mañana Alexander Calder invadirá el espacio de Elvira González con una selección de móviles, piezas de suelo, guaches y una curiosidad: joyas diseñadas por el artista. Durante Arco tomará el relevo en esta galería el brasileño Waltercio Caldas, que realizará una instalación ad hoc.

El escultor británico Anthony Caro, un clásico contemporáneo, llegará al local de Álvaro Alcázar el próximo 20 de enero. Hasta entonces, el local exhibirá la exposición colectiva El Dorado, integrada por nombres como Carlos Aires, Eduardo Arroyo, Frederic Amar, Adolfo Barnatán, Matthew Benedict, Rafael Canogar, Antonio Murado o Chus García-Faile, entre otros. Espacio Mínimo presentará en enero el trabajo de una artista en plena madurez creativa, la argentina Liliana Porter, que expondrá algunas de sus últimos trabajos y también obra vintage, como Untitled circle mural, realizada en 1973. En la actualidad esta galería alberga la exposición colectiva The pipe and the flow, comisariada por Omar Lopez-Chahoud. Se trata de una muestra de jóvenes creadores, la mayoría estadounidenses, como Jonathan Ehrenberg, Franklin Evans, Tommy Hartung, Jamie Isenstein, Suzanne McClelland, Sam Moyer, LaToya Ruby Frazier o Franklin Evans.

Nieves Fernández expondrá el informalismo abstracto del austriaco Arnulf Rainer hasta poco antes de la cita ferial de febrero. Para entonces, la estadounidense Danica Phelps, joven artista cuya carrera ha sido respaldada con exposiciones en el Whitney Museum o P.S. 1, entre otras instituciones, realizará una instalación en la que, fiel a su compromiso de convertir su biografía en material creativo, plasmará su proceso de divorcio: The cost of love es el título de la obra.

Otra estadounidense de la misma generación, Kate Gilmore, es la apuesta de Maisterravalbuena. A finales del mes pasado la artista realizó en la galería una performance que se grabó en vídeo y cuyo resultado, restos en forma de instalación escultórica, se podrá visitar hasta el 22 de marzo. La identidad femenina y el miedo al éxito son temas recurrentes en el trabajo de Gilmore, presente en las colecciones del MoMA y del Whitney Museum.

También hay lugar en la programación de las galerías para artistas españoles de carrera internacional, como Gloria Ceballos, que a partir del 17 de diciembre expondrá una serie de serigrafías e instalaciones en la gelería José Robles. Le tomará el relevo el pintor Pablo San Juan, que exhibirá aquí su trabajo durante Arco.

Algunas galerías están decididas a marcar una diferencia en el calendario durante la feria. Helga de Alvear ha programado para esas fechas una gran instalación de Elmgreen & Dragset, el dúo de artistas noruego-danés que ha dejado huella en los principales centros de arte actual del mundo con una obra cargada de ironía y de humor subversivo. Al mismo tiempo expondrá también aquí la artista coruñesa Ángela de la Cruz, cuya reciente nominación a la más reciente edición de los premios Turner ha dado un impulso a su proyección mundial.

Juana de Aizpuru imprime velocidad a su programación en estas fechas. Hasta el 10 de enero, Eduardo Chillida será protagonista de este espacio. Entonces tomarán el lugar Dora García, una de las principales referentes del arte conceptual actual, y Georg Herold, artista alemán en la estela del arte povera y el legado de Joseph Beuys. En pleno Arco, la veterana galerista inaugurará una doble exposición con Wolfgang Tillmans, el artista alemán que en 2000 se convirtió en el primer no británico en obtener un premio Turner, y el austriaco Franz West, un clásico en los circuitos del arte contemporáneo desde hace décadas.

Programas de calidad para momentos difíciles con los que las galerías madrileñas esperan capear el temporal. La prueba de fuego será Arco, que celebrará su primera edición el próximo febrero, bajo la dirección de Carlos Urroz. La mirada, este año, debería dirigirse hacia donde está el dinero: al otro lado del Atlántico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 2010