Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Declaración de San Sebastián aboga por una cultura cívica municipal

Los 13 representantes de distintas ciudades del mundo que han participado en la Casa de la Paz de Aiete en un cónclave para analizar la convivencia en las ciudades, firmaron ayer la Declaración de San Sebastián, un texto con el que se comprometen a defender el desarrollo de una "cultura cívica" para superar los obstáculos que dificultan el pleno ejercicio de la condición de ciudadanía, como las "actitudes violentas, intolerantes y xenófobas".

Los mandatarios, que se comprometieron a volver a reunirse, destacaron el papel que las ciudades deben jugar para superar la crisis económica y de "desconfianza hacia las instituciones". Además, recordaron la relevancia de lo local en los "procesos de reconciliación y concordia cívica para superar situaciones de violencia".

Los representantes de localidades colombianas o saharauis, entre otras, admiten que las ciudades muestran "con toda su crudeza" las consecuencias negativas de la globalización y de los conflictos por lengua, cultura o identidad. Por esto, apuntan, los gobiernos locales deben erigirse como unos "espacios de cultura de paz y convivencia pacífica".

Finalmente, los representantes de las 13 ciudades acordaron apoyarse en los "procesos de pacificación y reconciliación" en los que cualquiera de las participantes se encuentre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 2010