Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enterrado a escondidas el español muerto en El Aaiún

Babi Hamadi Buyema, el español de origen saharaui que murió en circunstancias confusas en El Aaiún el 8 de noviembre, fue enterrado el jueves por la noche a escondidas sin la autorización de la familia. Ese día, las fuerzas del orden marroquíes desmantelaron el campamento de protesta saharaui de Gdeym Izik y, a continuación, se produjeron enfrentamientos en la ciudad.

La Liga Española pro Derechos Humanos y el hermano de la víctima, Lahmad Mouloud Alí, que reside en Alicante, denunciaron que, por orden del Ministerio del Interior, Hamadi fue enterrado a hurtadillas. El gobernador de El Aaiún, Khalil Dkhil, desmintió la información. Aseguró que su viuda solicitó permiso para inhumarle.

Hamadi fue atropellado en El Aaiún, según la versión oficial. Sus familiares aseguran que se le obligó a bajar del autobús en el que viajaba y varios vehículos de las fuerzas del orden le pasaron después por encima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2010