Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estado de Alarma | La situación en los aeropuertos

AENA da por normalizada la situación aunque se disparan las reclamaciones

Un vuelo especial de Avianca llevará a Bogotá a los pasajeros atrapados en El Prat

La batalla ha terminado, pero sus daños colaterales no. Los aeropuertos españoles funcionaron ayer como cualquier día del año -es decir, con algunos retrasos y cancelaciones- y, de los más de 4.053 vuelos programados ayer en toda la red, a las nueve de la noche se habían operado ya 3.262, entre salidas y llegadas. Hubo 80 cancelaciones, un nivel de incidencia habitual, según AENA.

"Nos disculpamos de nuevo ante los usuarios afectados por el caos de hace dos días. Ha sido una situación terrible ocasionada por una presión de meses que explotó el viernes", decía uno de los portavoces del sindicato de controladores (USCA), César Cabo, desde su página de Facebook, tras la huelga ilegal del colectivo.

Desde que los controladores aéreos se convirtieron de facto en personal militar, el sábado a mediodía, ninguno ha faltado a su puesto injustificadamente. Pero el monumental desaguisado provocado por los aproximadamente 4.600 vuelos cancelados desde el viernes por la tarde por el caos aún colea.

Ayer por la noche la aerolínea colombiana Avianca anunció que enviará un avión para llevar a Bogotá a primera hora de mañana a 90 pasajeros que aún permanecían en El Prat después de la cancelación de su vuelo el sábado. Los afectados habían pasado el día ante los mostradores y algunos consiguieron ser reubicados en las plazas libres de los vuelos entre los días 11 y 14. La fila de las personas que ayer tenían su viaje a las 15.30 tuvo que ser custodiada por los Mossos d'Esquadra ante la intención de los viajeros colgados de bloquear la facturación, con gritos que decían "AENA, Avianca, queremos soluciones".

"Deberíamos tener prioridad nosotros", se quejó Ángeles Espinosa, una de las víctimas. Ella ya tiene billete para el 14 junto para su hijo Pedro Pablo. El niño, de 12 años, perderá una operación de una hernia hiatal que tiene mañana y que estaba programada desde hace meses.

Varios pasajeros se quejaban porque en el mostrador les ofrecieron viajar en clase business, donde sí había plazas libres, a cambio de pagar un sobreprecio y los penalizaban por cambiar la fecha de regreso.

Otros pasajeros van llegando a su destino, aunque con retraso. Leo Segarra, un ex concursante Operación Triunfo, se lamentaba ayer en Barajas con un día entero de retraso desde Cancún porque no pudo actuar en las fiestas del pueblo valenciano de El Puig, donde la había contratado para dar un concierto. En cuanto puso el pie en tierra, rellenó una reclamación con la que pretende que se le reembolse el dinero del billete de avión, lo perdido por no haber celebrado la actuación y "la imagen, al haber suspendido el concierto", dijo a Efe.

Habrá unas cuentas reclamaciones más. Una fuente de la asociación de consumidores CEACCU explicó ayer a este diario que el mismo sábado ya recibieron 500 quejas, algunas no solo contra AENA o los controladores, sino por el agosto que algunos hacen a cuenta del problema aéreo: precios abusivos en los precios de alquileres de coches o habitaciones de hotel. Y el bufete Cremades & Calvo-Sotelo, que representa a una recién formada plataforma de afectados, asegura que ha reunido ya a 5.000 reclamantes. Y pide compensaciones de 10.000 euros a los controladores y los responsables subsidiarios. Las más de 4.000 cancelaciones, a razón de 150 pasajeros por avión, da lugar a unos 680.000 afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2010