Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:32º aniversario de la Ley Fundamental

El mapa de la Transición

La capital acoge los principales escenarios de los momentos previos y posteriores a la aprobación de la Constitución, que hoy cumple 32 años

Al fondo, a la derecha, la casa donde Santiago Carrillo fue detenido con peluca. En aquella dirección, el despacho donde se pactó el título autonómico de la Constitución. Allí, la tribuna desde la que la Iglesia pidió un mayor reconocimiento en la España democrática... La Transición tiene un mapa en la ciudad. Una cartografía sin apenas placas que recuerden lo ocurrido en plazas, calles y despachos. Un camino que arranca en 1975 y concluye, para muchos, a finales de 1978, con la aprobación de la Constitución en referéndum tal día como hoy.

El proceso arranca el 20 de noviembre de 1975: el dictador Franco muere en el hospital La Paz, en la entonces avenida del Generalísimo (prolongación de la Castellana). La capilla ardiente se instala en el palacio Real, donde decenas de miles de personas harán cola para despedirle. El día 22 se proclama Rey al príncipe Juan Carlos en las Cortes (carrera de San Jerónimo). Al día siguiente, misa funeral por Franco en la plaza de Oriente -el lugar de las alocuciones del dictador que se convertirá durante años en bastión de la ultraderecha en cada aniversario de su muerte- antes de su entierro en el Valle de los Caídos.

Carrillo dio una rueda de prensa clandestina en un piso de Alameda

Unas 100.000 personas despidieron cerca de Colón a los abogados laboralistas

El Club Siglo XXI fue sede de uno de los cenáculos de la época

En el restaurante José Luis se desatascaron 25 artículos de la ley

El cambio político da sus primeros pasos en 1976, tiempo de contactos secretos entre el Gobierno que encabeza Adolfo Suárez y la oposición. El secretario general del ilegal Partido Comunista de España, Santiago Carrillo, hace su primera comparecencia pública el 10 de diciembre en una rueda de prensa clandestina a la que los periodistas acuden sin saber a quién verán. El encuentro se celebra en el tercer piso de la calle de la Alameda, 5, una pequeña vía paralela al paseo del Prado. El 22 de ese mes, la policía detiene a Carrillo cuando abandonaba camuflado una reunión de dirigentes del PCE, en la calle del Padre Jesús Ordóñez, 14, esquina a López de Hoyos. "Los policías exhiben sus placas y a renglón seguido el desconocido se desprende de la peluca que tan famosa se haría", relata el entonces ministro de la Gobernación (Interior), Rodolfo Martín Villa, en Al servicio de España (Planeta, 1984). El dirigente comunista permaneció durante unos días en la cárcel de Carabanchel (ya derribada). El Gobierno evitó que pasara por la temida Dirección General de Seguridad (DGS, el centro de la represión franquista y actual presidencia regional en la Puerta del Sol).

Enero de 1977 registra la semana más negra de la Transición. El domingo 23, un grupo de ultraderecha mata al joven Arturo Ruiz en una manifestación proamnistía en el cruce de las calles de Silva y Estrella, en la trasera de la Gran Vía (entonces avenida de José Antonio).

El lunes 24 es el día más trágico. Comienza con el secuestro, por los GRAPO (Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre), del presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, el teniente general Villaescusa en la puerta de su casa, en la calle de O'Donnell, 49. Es el segundo capturado: el presidente del Consejo de Estado, Antonio María Oriol, llevaba un mes en manos de los GRAPO.

En la tarde de ese lunes muere la estudiante de sociología María Luz Nájera por el impacto del bote de humo que recibe en la manifestación en protesta por la muerte de Arturo Ruiz. Recibe el golpe en la esquina de la Gran Vía con la calle de Libreros, donde ahora se alzan un restaurante de comida rápida y una agencia de viajes.

Pero la jornada aún ofrecería más tragedia. Por la noche, un grupo de ultraderecha mata a tiros a cuatro abogados y un empleado de un despacho laboralista vinculado a CC OO y el PCE en la calle de Atocha, 55. Otros cuatro letrados resultan heridos. Este es uno de los pocos acontecimientos que se recuerdan con placa -colocada 10 años después- y el único con monumento. La escultura, que reproduce el cuadro El abrazo, de Juan Genovés, se alzó en la plaza de Antón Martín en 2003. En la placa se presenta la obra también como homenaje "a cuantos murieron por la libertad en España".

El entierro de los abogados, el 26 de enero, se convierte en un acto masivo. Unas 100.000 personas se concentran en las inmediaciones de la plaza de Colón para despedir los cuerpos. Es la primera exhibición masiva de puños en alto tras la Guerra Civil y una muestra de la fuerza -y el orden- del PCE.

La semana negra aún traería más muerte. El viernes 28, los GRAPO comenten dos atentados. Matan a dos policías en la avenida del Padre Piquer, 13 y un guardia civil en la colonia Oroquieta, junto a la carretera de Andalucía.

Grandes cambios están por llegar. El 1 de abril, desaparece la Secretaría General del Movimiento, cuyo edificio, en Alcalá, 44, pierde el yugo y las flechas. Poco después, el día 9, Sábado Santo, el Gobierno legaliza el PCE. El 28 se autorizan las centrales sindicales. Estas medidas son el prólogo para las primeras elecciones democráticas, el 15 de junio de 1977. Triunfa la Unión de Centro Democrático (UCD).

Llega el momento estrella, la redacción de la Constitución. El 22 de agosto comienzan las reuniones de la Ponencia Constitucional en el Congreso. Los siete padres de la Ley Fundamental (Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez Llorca y Miguel Herrero, por UCD; el socialista Gregorio Peces-Barba, Jordi Solé Tura, por el PCE; Miquel Roca, de Convergència Democrática de Catalunya, y Manuel Fraga, de Alianza Popular) y otros responsables de sus partidos también negociarían en otros muchos lugares, como recogen Soledad Gallego-Díaz y Bonifacio de la Cuadra en Crónica secreta de la Constitución (Tecnos, 1989).

Los empresarios hacen alzar su voz con una reunión en el Palacio de Deportes, en la avenida de Felipe II. Lo mismo hace el obispo Elías Yanes en el Club Siglo XXI (uno de los cenáculos de la Transición, en el hotel Eurobuilding, calle del Padre Damián, 23), donde pide reconocimiento a la Iglesia católica en la Constitución. El cardenal Tarancón subiría a ese estrado.

El presidente Suárez dio por buena la inclusión del término "nacionalidades", en una comida en el palacio de la Moncloa con Jordi Pujol y Miquel Roca. También se trató en otro almuerzo en el Nuevo Club, en Cedaceros, 2 al que asistieron Pérez Llorca, Herrero y Solé Tura.

En el restaurante José Luis (Rafael Salgado, 11), se desatascaron 25 artículos. Su dueño, José Luis Ruiz, ha colocado una placa en la entrada del reservado de la primera planta. "Ponerla en la calle sería ostentación", afirma.

El 6 de diciembre, los españoles aprobaban la Constitución en referéndum (87,87% de síes y 32,89% de abstención). La Transición había cerrado capítulo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de diciembre de 2010