Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Narrativa

Los andantes

Un hombre pasea la ciudad en busca de una mujer. En las diferentes fachadas de color verde que contempla a lo largo de su recorrido, cree reconocer la casa que ambos habitaron. La mujer que busca se llama Josefina y se le representa en los cuerpos y rostros de otras mujeres. Esto en el primer cuento. En el segundo, el mismo hombre y el mismo nombre femenino. Otro encuentro. Más adelante, están los dos compartiendo veteranía de convivencia y cierta dosis de complicidad. Ésta es una historia terrosa. Hay una cena con el jefe de él y con un amigo embaucador. Es otro tiempo. Sigues leyendo y aunque fraccionadas las historias y girando el paisaje por ciudades bien distintas: Londres, Marruecos, Bruselas, México, Estados Unidos..., va calando la sensación de que todo enlaza. Son cuentos ensartados que se acoplan como el rompecabezas de una vida o de un periodo largo de tiempo. Ser uno en un momento y después otro y otro, aun siendo el mismo pero con el tiempo más gastado. Federico Guzmán Rubio (México, 1977) consigue una buena intriga en Los andantes (obra ganadora del VIII Premio de Narrativa de Caja Madrid), pues argumenta y narra sobre el complejo desgaste de la aventura de vida. De ese entusiasmo por dibujarla para percatarse poco a poco de cómo se va desbaratando el trazado. Los cuentos de Guzmán Rubio dialogan muy bien entre sí, aun diferenciándose unos de otros. Es como contemplar un puzle dentro de otro puzle. Y hay una imagen que no me abandona, la de unos brazos sobresaliendo por encima del agua. Se ve el mar y el viejo agitándose en el agua. Así me parece que se agitan los personajes de Los andantes, braceando la soledad. En el libro dice que todos tenemos nuestras propias fantasías. Mientras leo, pienso que lo que se trata es de encontrar a alguien con quien formalizar el fingimiento.

Los andantes

Federico Guzmán Rubio

Lengua de Trapo. Madrid, 2010

254 páginas. 19,20 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de diciembre de 2010