Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Rúa niega ahora que sea amigo íntimo de Camps

El todavía presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), Juan Luis de la Rúa, se distanció ayer del presidente Francisco Camps, imputado por cohecho pasivo impropio en una causa que se instruye en el tribunal que él presidirá hasta el próximo día 13. Según aseguró, abandonará el cargo "con la conciencia tranquila". Afirmó, además, visiblemente alterado ante un grupo de periodistas en un acto de secretarios judiciales, que la causa contra el presidente Camps fue "una más". Reiteró que su relación con él era "institucional" y "no de amistad íntima".

De la Rúa insistió en que "esa frase que dijo Camps de amistad íntima está sacada de contexto. Estaba hablando de relación institucional. No me he tomado con el president ni una cerveza en privado ni él ha ido al entierro de mis padres ni a la boda de mis cuatro hijos, como sí habría sido en caso de un amigo íntimo. Para mí, como juez, fue una causa más". Sin embargo, fue el propio Camps quien le señaló públicamente como "más que amigo".

De la Rúa repitió: "La causa del presidente Camps para mí era una más de las que estaba en la Sala de lo Civil y lo Penal y punto. No le di más trascendencia ni más importancia que la causa siguiente o la anterior que tuvimos en el tribunal". Y se preguntó si tras 40 años "pidiendo que se respete la justicia" debería haber incumplido la ley "y cargar el caso a otro".

Esas declaraciones las hizo antes de conocerse que la comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) aprobó que, tras abandonar el cargo el próximo día 13 para dar paso a la magistrada Pilar de la Oliva, ocupe una plaza en la sala de Lo Social, que es desde donde hace más de 11 años alcanzó la presidencia. Es el paso previo a una comisión de servicios.

De la Rúa quería quedarse como adscrito a la sala de lo Civil y Penal, pero ni el CGPJ ni la sala de Gobierno tenían sensibilidad para aceptar tal petición. Más aún, no querían que la primera decisión que tomara la nueva presidenta fuera el destino de su predecesor, marcado por su papel en el caso Gürtel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010