Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RAIMUNDO AMADOR | Guitarrista flamenco

"Siempre nos miraron como músicos de bares y borrachos"

Vuelve gerundino. Raimundo Amador (Sevilla, 1959) regresa Medio hombre, Medio guitarra. Así ha llamado a su último disco, que presenta hoy en Madrid (Sala Caracol) y el jueves en Barcelona (Bikini). Todavía se acuerda de aquella noche en la que después de un concierto se plantó en Almería con su primo a las tres de la madrugada y despertaron al fabricante de guitarras flamencas Gerundino Fernández para comprarse la que sería la Gerundina, la guitarra que le ha acompañado desde su época con Pata Negra. "Se cabreó un montón porque le despertamos, pero yo conseguí mi guitarra", cuenta, y se acuerda de la primera guitarra que tuvo en su vida: "Una de cartón de color rojo con dibujos de vaqueros en blanco que me compró mi padre (que en paz descanse) en la base americana de Rota donde él trabajaba".

"Antonio Vega hizo un temita que es Led Zeppelin por bulerías"

"B. B. King y Camarón son mis padrinos, y Björk, una gitana de las nieves"

Dice que ahora está nervioso. Al fin y al cabo, han pasado cinco años desde que publicó su anterior disco (Mundo Amador) y este es su trabajo más artesanal: "Lo he producido yo solo, desde mi estudio de grabación [Estudios Porreta], en mi casa, con mis cuartos y con mi gente y con la gente de siempre, es más mío", cuenta recién llegado a Madrid con furgoneta nueva.

En este tiempo "ha habido penas y alegrías: se han ido mi padre y mi hermano, he sido abuelo, he colaborado con mucha gente, he trabajado en este disco...". Un disco que, además de añadir un DVD con el making of y fiesta flamenca incluida, cuenta con la colaboración de Antonio Vega, Juan Perro (Santiago Auserón) o el bluesman neoyorquino Richard Ray Farrell, entre otros.

"Antonio, que en paz descanse, me sorprendió porque yo creía que era un popero, pero tiene una vena muy roquera y muy flamenca. Hizo un temita que es Led Zeppelin por bulerías, todo instrumental, y luego, tras su muerte, Santi [Santiago Auserón] y yo le metimos un poquito de letra recordándole".

Asegura que hay un poco de "resfriado de oídos en el mundo, está un poco sordo, como dicen los de Barricada, porque se está acostumbrando a una música muy comercial". Y se acuerda de la reciente muerte de Mario Pacheco: "No hay ninguna casa de discos que haya hecho tanto por el flamenco y por la gente un poco incomprendida. Cuando no lo quería nadie, él fue quien se fijó en nosotros, en el primer disco de Pata Negra, Guitarras callejeras, que luego fue mejor disco del año. Aunque, como yo le decía: en vez de Nuevos Medios tendría que llamarse 'pocos medios", recuerda entre risas.

Dice que han tardado un poco en reconocer al flamenco como Patrimonio de la Humanidad: "Ya lo podían haber hecho antes, ¿no? Siempre han mirado al flamenco como una música de bares y de borrachos y así no es. El flamenco es una música nuestra, propia, de aquí".

Sigue cantándole a la "coca-cola sin cola", "porque es una manera de provocar, de no ser tan hipócrita pero a la vez hablo del arrepentimiento que viene despúes y de todo lo malo. Yo no le voy a decir a nadie que eso es bueno, que haga cada uno lo que quiera, pero el tema es malo, yo siempre he defendido más el cannabis".

Viene de haber colaborado recientemente con la actriz y cantante María de Medeiros ("la de Pulp fiction, ¿sabes?"), pero también lo ha hecho desde con B. B. King y Camarón ("mis padrinos") hasta con Björk, "que es una gitana de las nieves". Esta noche actuará solo y con nueva banda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de noviembre de 2010