Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caruana quiere para Gibraltar el mismo estatus de Andorra

El dirigente del Peñón descarta la independencia y la anexión a España

En el contencioso de Gibraltar, en el que las posiciones de cada parte se mantienen firmes como rocas desde hace tres siglos, el ministro principal del Peñón, Peter Caruana, sorprendió ayer con un inesperado movimiento de ficha. Propuso para la colonia británica un modelo similar al de Andorra, un país independiente cuyos jefes de Estado son dos príncipes de países vecinos. "Aunque el estatus actual no me disgusta, sé que no será el definitivo y, por tanto, hay que buscar otras opciones siempre que sean aceptables para el pueblo gibraltareño", dijo Caruana en un encuentro organizado por el Fórum Europa en Sevilla.

Aseguró que el Peñón "no quiere ser independiente, porque el Reino Unido no lo permite y porque el mundo global es peligroso para los países tan pequeños", pero tampoco "quiere ser de España, algo que no ha sido en 300 años". Una solución sería, a su juicio, aplicar al Peñón el modelo de Andorra, "algo que España no tiene ánimo de hacer en este momento o tal vez nunca", apostilló. Pero, "si eso fuera viable", dijo, "yo incluso no vería imposible recomendárselo al pueblo de Gibraltar, que es el que tiene derecho a decidir su futuro".

El obispo de Urgel y el presidente francés son los jefes del Estado andorrano

¿Cuál es modelo Andorra? La Constitución de 1993 puso fin al régimen semifeudal que regía aún en el Principado de los Pirineos y lo define como un "Estado independiente, de derecho, democrático y social", cuya soberanía recae en el pueblo andorrano. Sin embargo, consagra la figura de los copríncipes, el obispo de Urgel y el presidente de la República Francesa, que ejercen la jefatura del Estado de manera conjunta e indivisible, con amplios poderes, aunque en la mayoría de los casos requieren el aval del jefe del Gobierno o del Síndico General.

Fuentes diplomáticas subrayan que Caruana no ha hecho una declaración de este tipo, al menos en público, en los últimos años y recordaron que fue él mismo quien, en 2002, promovió el referéndum en el que los gibraltareños se pronunciaron abrumadoramente en contra de la soberanía conjunta de Gibraltar entre el Reino Unido y España, lo que dio al traste con el principio de acuerdo alcanzado entre los ministros de Exteriores español y británico de la época, Josep Piqué y Jack Straw, y en último término bloqueó el proceso de Bruselas, las negociaciones sobre la soberanía del Peñón lanzadas en 1984. "El modelo de Andorra no es igual a la cosoberanía, pero abre una rendija para el diálogo. Es un paso tras años de inmovilismo", alegan las fuentes consultadas.

¿Por qué hace Caruana este movimiento ahora? El dirigente gibraltareño se enfrenta en 2011 a una nueva cita con las urnas y, por vez primera en muchos meses, las últimas encuestas le dan una amplia victoria frente al líder opositor, Joe Bossano, lo que le hace sentirse más fuerte. La jefe de la diplomacia española, Trinidad Jiménez, aseguró el miércoles que la soberanía del Peñón se discutirá "en exclusiva" entre Madrid y Londres. Caruana advirtió ayer que excluir a los gibraltareños sería "inviable políticamente" y "un error". Con su propuesta, logró entrar de lleno en el debate sobre la soberanía. Al menos, en el debate público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de noviembre de 2010