Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mikel Antza hace callar al dibujante

El terrorista, que lideraba ETA en 2004 cuando fue arrestado en Francia, exige al juez durante un juicio en París que no le retraten

Hacía poco que había comenzado la sesión de ayer cuando el etarra Mikel Albizu, Mikel Antza, juzgado ahora en París tras ser detenido en 2004 en Salies-de-Béarn acusado de liderar ETA, pidió la palabra. Y protestó al juez porque consideraba que se atentaba contra su derecho a la imagen. La causa, el dibujante Benoit Peyroucq, de la agencia France Press, que como casi todos los días desde hace 15 años, pintaba en sus cuadernos de dibujo lo que sucedía en la sala. En Francia no se permite que los fotógrafos o las cámaras de televisión entren en la sala. Así que solo los dibujantes, como en los tiempos de Víctor Hugo, pueden reflejar gráficamente lo que allí pasa. "Jamás me ha sucedido algo así", aseguraba ayer Peyroucq, aún asombrado. Los abogados de Antza defendieron la postura del etarra. A ella se sumaron también las otras nueve personas juzgadas junto a él acusadas de pertenecer a ETA, entre las que se cuenta Soledad Iparragirre, Anboto, compañera sentimental de Antza y encargada, según la fiscalía, de gestionas las finanzas de la banda y de arbitrar las extorsiones a empresarios.

El juez, Philippe Vandigenen, dio la razón a los abogados de los etarras y conminó a Peyroucq a que dejara de retratar a las personas en la sala. El dibujante accedió. "La decisión del juez es lo que más me ha asombrado. Yo no juzgo. Yo no interpreto. Yo no soy juez, ni abogado. Yo intento, con respecto, en conciencia, reflejar lo que pasa en la sala. Y repito: con respeto hacia todas las personas que se encuentran en la sala. Así lo seguiré haciendo", manifestó ayer el dibujante, que estudió Bellas Artes, que ha seguido los procesos más importantes de Francia y que ha publicado dibujos e ilustraciones en los periódicos y revistas franceses más determinantes.

Ayer le dio tiempo a terminar algún retrato de los que reclamaron su derecho a la imagen. "Sí, lo hice, pero no lo publicaré. El juez ha decidido y no quiero polémicas. A mí no me gusta el protagonismo".

El juicio de Antza y sus compañeros de celda, que comenzó la semana pasada, durará, ya sin dibujante, hasta el 17 de diciembre, según los cálculos de la justicia francesa. Ayer, el acusado de liderar la banda terrorista hace seis años respondió a algunas preguntas sobre su vida. En una de ellas aseguró: "Asumo todo lo que he hecho con ETA".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 2010