Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Brindis para la historia

Julio Aparicio, Diego Puerta, Paco Camino, Rafael de Paula y El Viti clausuraron ayer el centenario del Club Cocherito, en Bilbao

El 20 de noviembre de 1910 un grupo de aficionados bilbaínos fundó el Club Cocherito con el objetivo de apoyar y reconocer los méritos de su paisano, el matador de toros Cástor Jauregibeitia, Cocherito de Bilbao. Para conmemorar los cien años de aquella aventura encabezada por Pedro Viguera, ayer se reunieron en el Hotel Ercilla 315 de sus socios para cerrar el intenso año de celebraciones.

Los objetivos del club se han visto plasmados con distinta intensidad durante un siglo, en el que primero siguieron fielmente las andanzas del torero que les dio su nombre; después, potenciaron la fiesta de los toros en Bilbao, desde la grada como aficionados, y desde los despachos cuando se convirtieron por unos años en empresarios del coso.

315 socios en el broche de los actos celebrados en los últimos diez meses

Distinciones a varias leyendas del toreo y a anteriores presidentes

Siempre como ayer quiso constatar el actual presidente, Leopoldo Sánchez Gil, fieles a tres principios: el amor a Bilbao, la defensa del toro desde su integridad y trapío, y la conexión entre el toro y la intelectualidad. Unos valores fundacionales que se han reiterado durante los diez meses que han durado los actos de este primer centenario.

La jornada de ayer comenzó con un atractivo concierto de pasodobles a cargo de la Orquesta de acordeones de Loroño, prólogo a la comida que sirvió para homenajear a personas que han marcado la centenaria vida del Cocherito.

Fueron agasajados presidentes como Pachuco Abrisketa, Manolo Vicario y Javier Molero, semillas del renacimiento que ha vivido el Cocherito en la última década de la mano de Leopoldo Sánchez Gil, que recordó los hitos de la institución y presentó a los protagonistas de la jornada de clausura: Julio Aparicio, Diego Puerta, Paco Camino, Rafael de Paula y Santiago Martín El Viti. Cinco maestros de leyenda brindaron, reunidos por el club, por los cien años de vida.

Emocionados por el agasajo, Diego Puerta que se despidió de Vista Alegre en una tarde que cortó tres orejas, agradeció a los presentes que mantengan viva la fiesta en Bilbao; Paco Camino, especialmente ovacionado por los veteranos aficionados, aseveró que hay que triunfar en Bilbao para considerarse figura del toreo. Y El Viti recordó que siempre le impresionaron las personas que encontró durante su paso por Bilbao en un emotivo discurso con evocación a Miguel de Unamuno como unión entre Salamanca y Bilbao. También recibieron un galardón Julio Aparicio y Rafael de Paula.

Con la presencia de la consejera de Cultura del Gobierno vasco, Idoia Mendia, el alcalde de Bilbao fue el encargado de cerrar el acto. Iñaki Azkuna recogió el nombramiento de socio de honor y se congratuló por la reciente decisión del Parlamento en favor de la continuidad de la fiesta en Euskadi. "Un veredicto como debe ser, con normalidad", zanjó Azkuna en defensa de los toros al tiempo que resaltó la seriedad de la fiesta en Bilbao y el prestigio de las Corridas Generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 2010