Aguirre disparó un 9% el gasto de las cuentas "austeras" de 2009

El Presupuesto autonómico subió en plena crisis mientras la partida destinada a obras e infraestructuras cayó un 8,3% respecto al año anterior

Austeridad. Fue la palabra que empleó la presidenta regional, Esperanza Aguirre, cuando presentó los Presupuestos de 2009. La crisis ya azotaba fuerte y había que contener el gasto. También las inversiones, que quedaban congeladas. Aguirre anunció unas cuentas que subían un 1,9% con respecto a las del año anterior. En realidad, era un descenso, ya que el incremento del IPC se acercaba al 4%. Austeridad. Pero su intención de entonces ha quedado en agua de borrajas una vez que se ha conocido la liquidación de aquellas cuentas que nacieron restringidas en el segundo año de la crisis. El Presupuesto ya ejecutado -el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, lo presentó el miércoles en la Asamblea de Madrid-, revela que el gasto se disparó desde ese 1,9% previsto al 9% con respecto al año anterior.

La Comunidad no publica los detalles del Presupuesto de los hospitales

Más información

Y sin embargo, las inversiones bajaron un 8,29%, cuando la previsión era que quedaran congeladas (subida del 0,4%). El dinero que suele destinarse a nuevas carreteras, colegios, hospitales o ambulatorios sufrió el tijeretazo. Se gastó más, pero no se invirtió más. La cantidad para infraestructuras no solo cayó al comparar de un año al siguiente. También sufrió un hachazo dentro del mismo ejercicio. El dinero que había previsto la Comunidad en inversiones en enero de 2009 sufrió un descenso del 31% en diciembre de ese mismo año, con las cuentas ya cerradas. En cambio, lo que sí aumentó fueron los gastos corrientes (un 4% respecto a la cifra inicial): sueldos del personal, compra de material, facturas... Las partidas que se destinan al funcionamiento diario de la maquinaria de la Administración. El diputado socialista Adolfo Piñedo acusó ayer a Aguirre de hacer "lo contrario de lo que predica" con sus cuentas. La Consejería de Economía explicó ayer que la Comunidad ha gastado más porque también sus ingresos aumentaron por encima de lo previsto. Lo que no dijo es que ese incremento proviene de las arcas del Estado.La Comunidad ingresó más, pero no porque aumentara la recaudación de impuestos, sino porque recibió recursos adicionales procedentes del Estado, gracias al nuevo sistema de financiación autonómica. La región dispuso de 1.743 millones de euros más de ingresos de los que preveía al aprobar las cuentas, tal como queda reflejado en la ejecución del Presupuesto de 2009 recién llevada a la Asamblea.

Con ese dinero, el Gobierno regional aumentó el gasto de 2009 y decidió "priorizar la cobertura de los servicios públicos esenciales frente a otras actuaciones importantes pero secundarias", según un portavoz, que puso como ejemplo la construcción de carreteras, entre otras inversiones postergadas. Lo que no explica el portavoz es por qué el Gobierno regional dio un paso atrás en las inversiones, es decir, no se contentó con congelarlas sino que en algunos casos rebajó la partida prevista en la aprobación inicial de los Presupuestos de 2009. En el caso de la Consejería de Transportes e Infraestructuras, por ejemplo, la Comunidad aprobó un presupuesto para inversiones y transferencias de capital que sumaba 411 millones de euros, de los que acabó ejecutando poco menos de un tercio: 145 millones.

El presupuesto para inversiones de la Consejería de Empleo y Mujer también se ejecutó muy por debajo de lo previsto. Las cuentas empezaron con casi 13 millones de euros de los que al final del ejercicio solo se habían aplicado un tercio, algo más de cuatro. El presupuesto total de esta consejería fue de los más bajos en ejecución total, con el 72% del dinero gastado. Piñedo tildó de "escándalo" que se dejara dinero sin gastar en la partida que gestiona, entre otros asuntos, las políticas activas de empleo. El consejero de Economía, Antonio Beteta, achacó en la comisión de presupuestos de la Asamblea el incumplimiento a los "retrasos por parte del Ministerio de Trabajo de los fondos del Servicio Regional de Empleo".

La ejecución de los Presupuestos que presentó Beteta no incluye al Servicio Madrileño de Salud (Sermas), ente que gestiona todos los hospitales públicos de la región y que representa cerca de un tercio de todo el presupuesto de la Comunidad de Madrid. Piñedo explicó ayer que su grupo presenta todos los años una enmienda para que la Cuenta General incluya los entes especiales como el Sermas (también lo es la Agencia de Protección de Datos, por ejemplo), pero que el PP siempre vota en contra. "El Gobierno oculta a esta cámara y a los ciudadanos la fiscalización del gasto en Sanidad", aseguró. El presupuesto del Sermas creció en 1.000 millones de euros sobre lo inicialmente previsto.

La Consejería de Economía y Hacienda insistió ayer en justificar el aumento del gasto en la subida de los ingresos y aseguró que "lo importante es cumplir el objetivo de déficit", que fue del -0,44% respecto al PIB, "por debajo del -0,75% que marcaba el pacto de estabilidad presupuestaria". Madrid fue, añadió el portavoz, la única región española que "no ha tenido que presentar un plan de reequilibrio económico-financiero".

Las cuentas

- La Comunidad de Madrid gastó en 2009, año para el que Aguirre anunció un presupuesto "austero", un 9% más que en 2008. Su previsión era gastar solo el 1,9% más, por debajo de la inflación.

- Las inversiones (nuevas carreteras, colegios, hospitales...) fueron las grandes perdedoras. Cayeron un 9,1% de un año a otro.

- La Comunidad ha suprimido el 30% de las inversiones que tenía previstas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de octubre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50