Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Salvados de la mina

Por fin salen los mineros chilenos y tras el largo cautiverio encuentran a su familia, a sus amigos y a todo el mundo pendiente de sus palabras y actos. Importantes empresas y organizaciones de todo el mundo van a regalarles el resto de su vida, esa vida que a punto ha estado de truncarse pero que afortunadamente va a acabar bien. Seguro que estos 33 hombres no volverán a meterse en una mina, no lo van a necesitar.

El mes pasado vi en las noticias a otro grupo de mineros, que sin tanto ruido mediático por fin salían de su encierro (voluntario en este caso, pero encierro). Luchaban para que la empresa para la que trabajan les pagase sus nóminas. Algunos de ellos no van a volver a entrar en una mina, pero por otros motivos. Ya no hay trabajo para ellos y pasan a situaciones de retiro y, a diferencia de sus compañeros chilenos, sin la vida asegurada para el resto de su vida.

Yo creo que este es el momento de defender los puestos de trabajo, denunciar las situaciones límite que hacen que los trabajadores tomen medidas tan drásticas como encerrarse en una mina para luchar por su empleo -muy buena, en ese sentido, su serie sobre los (pre)parados- y olvidar los booms mediáticos que buscan distraer a la gente de los problemas reales que tenemos actualmente.- Juan Isidro Fernández Mesa. Alcobendas, Madrid.

Los expertos en aislamientos prolongados advertían acerca de los peligros que corre la salud mental de los mineros una vez en el exterior. La multitud de reporteros intentando entrevistarlos y las ofertas de dinero para vender su historia serán abrumadoras para estos humildes mineros, sin experiencia previa en el mundo del show business o de los paparazzi.

Estarán en la cresta de la ola mediática, se les reconocerá la valentía de haber permanecido en condiciones tan extremas con serenidad y compañerismo. Ellos dirán "no es para tanto", sin embargo, los medios continuarán extrayendo de ellos hasta la última gota de gloria.

En el escenario mundial alguna que otra noticia acaparará la atención y los medios de comunicación se desplazarán raudos y veloces para hacer la oportuna cobertura mediática. Aunque hay excepciones, como Forges, quien día a día nos recuerda en sus viñetas que no olvidemos a Haití..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2010