Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:BENITO GALLO | Vocal de CC OO en la comisión ejecutiva del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Euskadi | El absentismo laboral

"Luchar contra el tramposo, sí; reducir prestaciones, no"

Benito Gallo (Bilbao, 1956) es vocal de CC OO en la comisión ejecutiva del ejecutiva del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en Euskadi.

Pregunta. ¿Por qué Vizcaya es la provincia con más absentismo laboral de España?

Respuesta. No hay una única razón de este hecho a lo largo de los años. Las bases de cotización son superiores, no solo porque los salarios son superiores, sino porque los trabajadores por cuenta ajena son más. En Euskadi, más que en otros sitios, se visualiza la descoordinación pasada entre el sistema sanitario, que da las bajas, y la Administración, que las paga. Esa descoordinación, que en ocasiones ha sido enfrentamiento, está generando sobrecostes y perjudicando la salud de los enfermos.

"La descoordinación genera sobrecostes y perjudica la salud de los enfermos"

P. ¿El elevado peso del sector público puede estar aumentando ese efecto?

R. Es evidente que en Euskadi se está dando un índice de absentismo mayor en el sector público. Y, además, los salarios son más elevados aquí que en el resto del Estado, y eso también influye.

P. El coste por trabajador de una incapacidad temporal en Vizcaya dobla el que se registra en Madrid o Barcelona.

R. También hay más enfermedades que en el resto de España y también duran más las bajas.

P. ¿Resulta más sencillo lograr una baja en Euskadi?

R. Antes podía ser más fácil conseguir una baja en el País Vasco, pero el INSS está dando altas en bajas de larga duración en la misma proporción que en el resto del Estado, es decir, tampoco es que haya una bolsa de fraude. Puede ser que haya mayores esperas en el servicio de salud vasco que en el de otros sitios. Si para hacerte una resonancia tardas tres meses, para que te vea el médico otros dos y otros dos más para la rehabilitación te tiras siete meses de baja.

P. ¿Se trata entonces de un problema del sistema de salud?

R. ¿Cómo se explica que, por ejemplo, en los últimos cinco años sea una constante que Vizcaya y Álava tienen un coste por afiliado similar y Guipúzcoa un 20% más bajo, cuando la gestión del INSS es igual? Lo que no es igual es la gestión de los servicios sanitarios. Está claro que la descoordinación, si no enfrentamiento entre el INSS y el sistema de salud es cara, pero no solo para el sistema, sino para la salud de los trabajadores.

P. Patronal y mutuas plantean recortar prestaciones...

R. La patronal y las mutuas solo hablan del coste. Es cierto que todos conocemos caraduras, pero también sabemos que la gran mayoría son enfermos. Hay coste económico, coste sanitario y coste de salud. Si analizamos solo el coste y no las razones del absentismo seguiremos teniendo un problema.

P. ¿Qué medidas se están tomando para reducir ese coste en Vizcaya?

R. Todos los agentes estamos muy preocupados. La buena noticia es que el coste de la incapacidad temporal no está subiendo. Y en los Presupuestos Generales del Estado para 2011 se va a bajar el gasto en un 5%. Las medidas están funcionando, pero de momento eso no cambia que Vizcaya siga de lejos a la cabeza en absentismo laboral de toda España.

P. ¿Se están tomando medidas individuales o colectivas?

R. Ese es un debate que está abierto: medidas individuales frente a medidas colectivas. A los sindicatos no nos crea ningún problema el que se controle la prestación, que se inspeccione y se estudie cada caso. Lo que no puede ser es reducir las prestaciones para todos. Medidas de control, sí. Guerra al tramposo, sí, pero reducir prestaciones, no.

P. ¿Qué resulta más grave, la desprotección de un enfermo o proteger a un tramposo?

R. Los sindicatos creemos que defender el sistema es nuestra obligación. Desde ese punto de vista el sistema fracasa de igual manera cuando protege a alguien que no tiene que proteger, es decir, a un defraudador, que cuando deja desprotegido a un empleado enfermo. Hay que inspeccionar cada caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 2010