Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLAVES DEL RELATO | Premio Nacional de Narrativa

'ANATOMÍA DE UN INSTANTE' MEZCLA GÉNEROS PARA LA DISECCIÓN DE UN MOMENTO HISTÓRICO

Experimento híbrido

- ¿Novela? ¿Crónica? ¿Historia? Nada y todo a la vez. La elección de un género inconcreto, el riesgo en contar hechos reales y recrear personajes existentes, pero tratados como carne novelesca, es una de las claves del riesgo que asumió Cercas para este libro. Héroe por traidores.

El tiempo literario

- Ese instante, el momento en que, tras el tiroteo del Congreso, tres personajes quedan clavados en el asiento es clave en la tensión del relato. Todo lo narrado gira en torno a ese hecho y sobre la pregunta de por qué Santiago Carrillo, Adolfo Suárez y el general Gutiérrez Mellado no se echaron al suelo.

Héroe por traidores

- Las sombras de los tres protagonistas concentran la atención. Carrillo, Suárez y Gutiérrez Mellado, los tres personajes más atacados y demonizados en la Transición, se cargaron de razón para la posteridad con ese gesto digno. Con su actitud ante ese momento se alzaron como héroes traicionando sus principios.

Acción conocida

- Hay algo que causa perplejidad al leer 'Anatomía de un instante'. Los hechos son de todos conocidos. La imagen sobre la que gira todo el tiempo del relato, también. Aun así, con una técnica de tensión constante, el relato se devora como una increíble novela de suspense.

Valentía de juicio

- No es fácil blandir juicios sobre la historia reciente. Más, si estas valoraciones afectan a personajes que permanecen en activo. La valentía de Javier Cercas a la hora de analizar las actitudes del Rey, las de la oposición socialista y de otros tantos son un gran acierto.

Hechos recreados

- Los hechos son la cárcel sobre la que Cercas construye su relato. Puede imaginar, pero no fantasear. Las dudas desplegadas sobre preguntas constantes en el texto son parte de esa libertad creativa. Es la verdad de los hechos sobre la verdad literaria, dice él. Y las dos discurren de la mano, sin estorbarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de octubre de 2010