Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China exige a Japón la liberación del capitán del pesquero apresado

Nueva York / Tokio

China y Japón, que tras las tormentosas relaciones del siglo pasado atravesaban un periodo de bonanza, elevaron ayer el tono del conflicto desatado por el apresamiento por la guardia costera japonesa de un pesquero chino, cuyo capitán continúa detenido. El primer ministro chino, Wen Jiabao, exigió la "inmediata e incondicional" liberación de su ciudadano y amenazó a Tokio con represalias si no lo hace.

"Si Japón se aferra a su error, China tomará más medidas y la parte japonesa deberá asumir toda la responsabilidad sobre las serias consecuencias que se produzcan", afirmó Wen durante la reunión mantenida con la comunidad china en Nueva York, poco después de aterrizar en esa ciudad para asistir a la Asamblea General de la ONU. Pekín ya ha suspendido todos los contactos de alto nivel con su vecino.

Tokio, sin embargo, no parece dispuesto a ceder e insiste en que el pesquero chocó contra las dos patrulleras japonesas cuando se encontraba en el entorno de las disputadas islas Senkaku -Diaoyu, según China- el pasado 7 de septiembre. Al día siguiente, los guardacostas capturaron al pesquero con sus 15 tripulantes. Los 14 pescadores fueron liberados la semana pasada, pero el capitán sigue retenido por las autoridades japonesas y se prevé que lo mantengan en su poder hasta el próximo día 29.

El secretario jefe del Gabinete nipón, Yoshito Sengoku, durante la reunión diaria con los periodistas, pidió a China la celebración cuanto antes de conversaciones de alto nivel para solucionar la disputa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de septiembre de 2010