Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera por las primarias del PSM

Jiménez apela a la responsabilidad de los militantes para ganar Madrid

La ministra se rodea de tres ex secretarios generales del PSM en Leganés

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, dio una nueva vuelta de tuerca a su discurso y apeló a la responsabilidad de los militantes del PSM para elegir al candidato que tenga más opciones de derrotar a Esperanza Aguirre. Ante unos 1.800 militantes en Leganés, se refirió, también, a la necesidad de luchar contra la resignación de la Federación Socialista tras muchos años en la oposición. "No hay lugar para la resignación. No hay lugar para la paciente espera. Tenemos la ambición de ganar porque la meta la tenemos al alcance", dijo para abrir y cerrar su discurso. Con este acto multitudinario Jiménez quería demostrar que cuenta con el apoyo de las bases, mérito que se arroga Tomás Gómez. La ministra fue recibida al grito de "nosotros somos las bases".

La aspirante se rodeó de los ex secretarios generales del partido Teófilo Serrano, Rafael Simancas y Jaime Lissavetzky, quien pidió el aval para su candidatura al Ayuntamiento de Madrid.

Entre los asistentes al acto, celebrado en el auditorio Padre Soler de la Universidad Carlos III, estaba la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, la dirigente Francisca Sahuquillo y un nutrido grupo de diputados nacionales, parlamentarios regionales y alcaldes como Pedro Castro (Getafe), Manuel Robles (Fuenlabrada), José Pablo González (Collado Villalba) o Rafael Gómez (Leganés).

La precandidata evitó referirse al número de avales recabados y recordó que en las primarias "no se está debatiendo si uno lo ha hecho bien, porque se presupone que es su obligación. Nadie está ajustando cuentas pendientes con las agrupaciones". Y defendió el juego limpio y "el derecho de los afiliados de votar libremente". Dedicó parte de su discurso a defender al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y a criticar a Aguirre.

La ministra también lanzó un guiño a los sindicatos. Muchos de los afiliados socialistas comparten militancia con UGT o CC OO. "A ellos les gustaría ver un cambio en Madrid, les gustaría un Gobierno que no les ataque, que no les diga que son los responsables del deterioro de los servicios públicos". El picante lo puso Simancas, quien encendió a los asistentes al decir: "Queremos dejar el qué hay de lo mío por el qué hay de lo nuestro, de los madrileños". Y agregó: "Si quieren organizar coaliciones de cuentas pendientes contra Zapatero que no cuenten con nosotros". Jiménez concluyó: "Ganará quien sepa integrar. No sobran los colores, las razas, los acentos... Todos hemos venido de fuera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2010