Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los golpistas de 1980 son acusados tras el referéndum de Turquía

"Llevad a cabo un referéndum entre la gente. Si el pueblo turco desea que sea enjuiciado, entonces prometo que no esperaré la decisión del tribunal y que acabaré con mi vida con mis propias manos". Fueron las palabras que el general Kenan Evren, de 93 años, que encabezó el golpe de Estado de 1980 en Turquía, pronunció cuando le anunciaron una posible reforma del artículo 15 de la Constitución turca, creada por la Junta Militar para asegurar su futura inmunidad. El pasado domingo, el 58% de los turcos dijo al cambio constitucional que supedita el poder militar al civil.

Ayer, bajo el lema "No vamos a esperar ni un segundo más", asociaciones de izquierdas, activistas políticos, periodistas y jueces independientes se personaron en los juzgados de Estambul para presentar una denuncia contra el general Evren y el resto de la Junta Militar. Aún faltan varias semanas para que la reforma de la Constitución entre en vigor, pero varias denuncias ya han sido admitidas. En total, ocho altos mandos, además de varios soldados, gobernadores de provincias, alcaldes y miembros del Gobierno nombrados por los golpistas.

Nueva Constitución

Arife Köse, de la Plataforma "¡No basta, pero sí!", explica que se trata del primer paso para un nuevo sistema político en Turquía: "El domingo dijimos a la reforma. Hoy decimos: no es suficiente. Por eso nuestro deber era ir a los juzgados. Después buscaremos una nueva Constitución para el país". Köse sostiene que Turquía se encuentra ante "el fin de 50 años de kemalismo". Un sistema, instaurado por Mustafá Kemal, Atatürk, fundador de la República y del que el estamento militar se siente guardián, y que ha protegido, en cuatro ocasiones, a través de golpes de Estado. El de 1980 fue el más sangriento, con más de 150.000 detenciones y la clausura de partidos, sindicatos y periódicos, así como cientos de asesinatos y desapariciones nunca esclarecidos.

Por su lado, la Comisión Europea expresaba ayer su satisfacción por el resultado del referéndum. El comisario para la Ampliación, Stefan Fuele, calificaba la reforma de "paso en la dirección correcta" y señalaba que en ella "se abordan puntos esenciales para el pleno cumplimiento de los criterios de adhesión por parte de Turquía". Asimismo, el presidente de EE UU felicitó al primer ministro Recep Tayyip Erdogan por el resultado de la consulta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2010