Referéndum en Turquía

Erdogan consolida su poder en Turquía

Los turcos aprueban con un 58% de los sufragios una reforma de la Constitución - El primer ministro dice que "ha ganado la democracia y han perdido los golpistas"

Los resultados fueron los esperados. El ganó anoche en Turquía . Tras una jornada electoral sin altercados en la mayor parte del país, la aprobación en referéndum de las 26 enmiendas a la Constitución impulsadas por el Gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) se impuso con el 58% de los sufragios. El claro abre la puerta a la reelección del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, en las elecciones generales del año que viene.

Tras conocer los resultados, Erdogan calificó la votación de "hito" para la democracia turca: "Nuestro pueblo ha dado un paso histórico hacia la democracia y la supremacía del Estado de derecho. Se ha acabado el régimen de tutela, y han perdido los que apoyan los golpes de Estado".

Más información
Un paso más hacia Europa
Estambul vota en tiempo muerto
Turquía: una prueba para la esperanza

No hubo sorpresa en cuanto a la distribución del voto: en las provincias de costa del Mar Egeo, de tendencia más liberal y próximas a la oposición, ganó el no. Por otra parte, en Estambul, Ankara y el resto de Anatolia se impuso el .

En Estambul, la jornada electoral se desarrolló con total tranquilidad, a pesar de la intensa lluvia. A las ocho de la mañana, hora de apertura de los colegios electorales, ya se podían ver colas de gente esperando para votar. La participación nacional en la consulta rondó el 78% de los casi 50 millones de turcos convocados a las urnas. Tan solo se registraron altercados en algunos puntos del sureste del país, de mayoría kurda. Allí las fuerzas de seguridad se enfrentaron a activistas que intentaban evitar que los electores se acercaran a los colegios. Según Firat, la agencia de noticas kurda próxima al ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), 15 personas resultaron heridas en estos incidentes y otro medio centenar fueron detenidas.

Los kurdos han sido un punto clave de la consulta. El miedo al boicoteo en el sureste ha definido el último tramo de la campaña. El plebiscito no supone para ellos ningún cambio, según aseguran sus líderes políticos. Estos insisten en reivindicar el reconocimiento de su identidad étnica, la bajada de las barreras electorales que impiden la entrada de partidos kurdos en el Parlamento y la abolición de la ley antiterrorista que ha llevado a muchos políticos y activistas a prisión, reivindicaciones que no han sido atendidas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El AKP se jugaba mucho en esta consulta, fruto de la política de Erdogan, según los observadores. Una política que busca restar poder al Ejército turco, defensor del carácter laico y unitario del Estado, en pro de una sociedad civil multiétnica. Un paso que la UE califica de "democratizador" y para el que la oposición había pedido el voto negativo. Por ello, los turcos acudieron ayer a las urnas con el sentimiento de participar en un plebiscito sobre la gestión del Gobierno.

La reforma modifica 26 artículos de la Constitución turca, redactada en 1982 bajo el mandato de la Junta Militar que tomó el poder después de que los tanques comandados por el general Kenan Evren salieran a la calle en la madrugada del 12 de septiembre de 1980. Precisamente ayer se cumplió el 30º aniversario del pronunciamiento.

Tras la decisión de ayer, el poder militar, tradicional guardián de la república fundada por Mustafá Kemal, Atatürk, en 1923, queda supeditado al civil. La presente reforma permite la designación de los funcionarios de los altos órganos judiciales por parte del gobierno. Asimismo, abre la puerta a juzgar los militares responsables del golpe de Estado de 1980.

Los resultados suponen un duro varapalo para el recién estrenado líder de la oposición, Kemal Kiriçdaroglu. La derrota en el referéndum pone en duda su liderazgo entre los kemalistas y abre la puerta a un eventual regreso de Deniz Baykal, el líder del partido que se vio forzado a dimitir en mayo tras un escándalo sexual.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en una conferencia de prensa celebrada en Estambul tras conocerse el resultado de la consulta.
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en una conferencia de prensa celebrada en Estambul tras conocerse el resultado de la consulta.REUTERS

Las claves

- Test para el Gobierno. Casi 50 millones de turcos estaban convocados ayer a las urnas para el referéndum sobre la reforma constitucional propuesta por el Gobierno islamista moderado de Recep Tayyip Erdogan.

- Fin de la inmunidad. La reforma retira la inmunidad judicial a los generales que llevaron a cabo el golpe de Estado de 1980, posibilitando su enjuiciamiento. Los delitos contra la Constitución o la seguridad nacional perpetrados por miembros de las Fuerzas Armadas serán juzgados por tribunales civiles.

- Reforma de la judicatura. El Parlamento podrá designar un porcentaje de los miembros del Tribunal Constitucional y el Consejo Superior del Poder Judicial.

- Más derechos civiles. Se otorga a los funcionarios el derecho a la huelga y al convenio colectivo. Se refuerza el derecho a la privacidad: las informaciones personales serán accesibles bajo ciertas circunstancias legales o con el permiso expreso de la persona. Se aumenta la protección a determinados sectores de la población como niños, ancianos, discapacitados, viudas, huérfanos y veteranos de guerra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS