Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del comunicado de la banda

Batasuna ya busca respaldo internacional

La izquierda 'abertzale' cierra un calendario de actos para llegar a noviembre con la presentación de otro partido - Reaparece el papel del mediador Brian Currin

La izquierda abertzale está tanteando a "agentes internacionales" para que participen en una comisión de verificación del cese de las armas de ETA. De este modo, pretende facilitar el siguiente paso que le reclamó a la banda terrorista , la declaración de una tregua permanente y verificable. La izquierda radical, aunque el domingo se felicitó del comunicado de ETA en el que anunciaba el cese de las armas sin más alcance ni compromiso , considera que la banda debe dar un paso más para que ese primero tenga un mínimo de credibilidad en la sociedad.

Con esta colaboración de agentes internacionales, la izquierda abertzale busca forzar en el proceso una cierta reválida exterior, como pretendió el domingo con la difusión del comunicado a través de la prestigiosa cadena británica BBC .

Batasuna espera un segundo texto de ETA para antes de finales del año

Currin, sudafricano, es el encargado de reclutar a los verificadores

Batasuna muestra oficialmente el texto que pide a ETA la verificación

Antes de fin de año, los radicales presentarán un nuevo partido

La izquierda abertzale ya hizo pública la reclamación de la tregua permanente y verificable primero, a través de cuatro premios Nobel de la Paz (Desmond Tutu, William de Klerk, John Hume y Mary Robinson) y la Fundación Nelson Mandela en marzo de este año y, por segunda vez, la pasada semana, a través de un documento, suscrito con Eusko Alkartasuna . La fórmula es la misma que utilizó el IRA en la tregua que dio paso al proceso de paz en Irlanda del Norte y que implicó el final del terrorismo en la isla.

El asesor de la izquierda abertzale, el sudafricano Brian Currin , experto en los procesos de paz de Sudáfirca e Irlanda -en los que participó como presidente de la comisión de excarcelaciones-, e impulsor del comunicado de marzo de los cuatro premios Nobel de la Paz, es el encargado de buscar a los agentes internacionales para la comisión de verificación del alto el fuego de ETA. Y lo está haciendo entre personalidades relevantes que participaron en los procesos de paz irlandés y sudafricano, saldados con éxito.

Con esta comisión internacional de verificación la izquierda radical pretende que este alto el fuego tenga un plus superior al de la última tregua, la de 2006 , para darle, de ese modo, credibilidad al parón de ETA. Asimismo, le otorgaría al nuevo proceso un carácter de irreversibilidad, que es lo que pretende la izquierda abertzale y al que el domingo se refirieron sus portavoces Tasio Erkizia, Txelui Moreno y Marina Pueyo.

Medios próximos a la izquierda radical confían en que ETA dé ese nuevo paso, pero no será a corto plazo. El periodo estimado es para antes de fin de año. Antes de ese comunicado, ETA emitirá otro el 27 de septiembre, con motivo de la jornada del Gudari Eguna (Día del Soldado Vasco), que no aportará nada a este proceso. Tendrá un carácter ritual, de homenaje a los miembros de la banda muertos.

ETA, debido a sus problemas internos y al acoso policial, se toma mucho tiempo antes de tomar decisiones. En abril se comprometió a emitir un comunicado de respuesta al de los cuatro premios Nobel sudafricanos e irlandeses y ha tardado cinco meses en hacerlo y, además, por debajo del listón que la izquierda abertzale le reclamaba.

En este sentido, resulta revelador el último párrafo del editorial del diario Gara , próximo a las tesis de la izquierda radical, de ayer, lunes: "La clave sería, por tanto, entender que se ha producido un paso, justo cuando comienza el curso político, y que, más pronto que tarde, todo aquel que quiera que el cambio político se materialice, incluida la propia ETA, deberá propiciar nuevos movimientos, hasta arrastrar también a quienes puedan pretender que el reloj se pare".

El editorial confirma los movimientos de la izquierda abertzale para comprometer más a ETA en pasos sucesivos en el camino del cese de la violencia. E incluso confirma la intervención voluntarista de los portavoces de la izquierda radical el domingo, dando por hecho lo que ETA no decía en su comunicado: que la tregua sería indefinida e, incluso, irreversible.

Los abertzales tienen previsto aprovechar estos meses, de aquí a fin de año, para lanzar una campaña de presencia política, prevista antes de que ETA emitiera su comunicado, pero facilitada, ahora, por el alto el fuego de ETA.

El primer paso lo dará este fin de semana, con una manifestación convocada en Bilbao por la plataforma ciudadana "Adierazi eh" . El objetivo de la plataforma es movilizar a favor de los derechos sociales e individuales y promover una campaña para la legalización de la izquierda abertzale.

El siguiente paso de la izquierda radical es la presentación del documento suscrito con Eusko Alkartasuna con la reclamación del alto el fuego a ETA permanente y verificable, así como la aplicación de los principios Mitchell, esto es, el desarme de las organizaciones armadas y la reparación de todas las víctimas de la violencia así como el compromiso de reconciliación.

El documento plantea, también, reclamaciones dirigidas al Gobierno, como la desaparición de la ley de partidos, la excarcelación de los presos de ETA gravemente enfermos y el final de la dispersión.

El calendario político de la izquierda abertzale culminará para antes de fin de año, con la presentación de la marca de un nuevo partido con el que poder concurrir a las elecciones municipales y forales de mayo de 2011. Su pretensión es que esta campaña, políticamente más ambiciosa, pueda desarrollarse al hilo de una tregua de ETA más comprometida.

Ayer, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba -y con él la inmensa mayoria de los partidos democráticos- no quiso entrar a comentar nada sobre ese tipo de estrategias y exigió a ETA el cese de la violencia sin más preámbulos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de septiembre de 2010