La reforma laboral

El PSOE confía en suavizar en el Congreso la reforma laboral

La facilidad para el despido por absentismo podría decaer

Casi dos meses después de que entrara en vigor, la reforma laboral recibirá este jueves su último refrendo en el Congreso. La tramitación parlamentaria le ha deparado unas cuantas novedades, aunque no todas sobrevivirán. El paso por el Senado supuso facilitar el despido por absentismo laboral e introducir mayores trabas para hacer fijos a los trabajadores eventuales. El grupo socialista en el Congreso confía en que el último capítulo de esta reforma eche atrás esas enmiendas.

La falta de asistencia al trabajo es causa de despido objetivo (indemnización de 20 días por año trabajado) si supera el 20% de las jornadas laborales en dos meses. Pero el empresario solo puede acogerse a este supuesto si el absentismo medio de la plantilla supera el 5% de las jornadas hábiles. El trámite parlamentario del Congreso rebajó este umbral al 2,5%, pero el Senado, a instancias del PNV, lo eliminó por completo, de forma que la empresa recurra más fácilmente a esa vía. Los socialistas confían en lograr apoyos suficientes para que ese endurecimiento de la ley no entre en vigor. En todo caso, quedará el umbral del 2,5%, que ya facilita el despido por absentismo respecto a la regulación actual.

Corbacho dice que se necesitarán cuatro años para recuperar el nivel de empleo

Más información

Otra de las medidas que tiene visos de caer en el Congreso es el aumento de las trabas para hacer fijos a los trabajadores con contrato de obra. La reforma fijó una duración máxima de tres años para esa fórmula, ahora ilimitada. Pero para incorporar a la plantilla al empleado que sobrepase ese límite, el PNV -con el apoyo de CiU y el PP- introdujo la exigencia de que el trabajador realizara las mismas labores y en el mismo puesto. Esa condición multiplica las posibilidades de eludir la norma.

La reforma sí incorporará los dos principales cambios introducidos en el trámite del Congreso y el Senado: la ampliación de las causas de despido por motivos económicos y la rebaja de 100 a 30 días en el periodo máximo que tiene un parado para rechazar cursos de formación adecuados a su perfil.

Independientemente de la reforma, el mercado laboral tardará en recuperarse. "Necesitaremos tres o cuatro años para volver a los niveles anteriores a la crisis, si las cosas no se tuercen y van como todo hace prever que vayan", vaticinó ayer el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en una entrevista en la cadena SER.

Corbacho, nuevo fichaje del PSC para las listas ante las elecciones catalanas, también remachó que continuará como responsable de Trabajo el 29 de septiembre, día de la huelga general. Corbacho aludió a su "responsabilidad" el día del paro general, aunque después abandone el cargo para trabajar en el "proyecto colectivo" de su colega de partido y presidente de la Generalitat, José Montilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de septiembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50