Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La formación verde de López de Uralde ya tiene nombre: Equo

Los estatutos de la fundación mezclan ecología y equidad

El ex director de Greenpeace Juan López de Uralde avanza en su camino hacia la política. Como embrión del próximo partido verde, ha enviado al Protectorado de Fundaciones un nombre para registrar: Equo. Fundación para la ecología política y la equidad social. El nombre es un regalo del poeta y nombrador Fernando Beltrán, quien también ha bautizado a Faunia, Amena y Opencor, entre otros.

Equo es la marca con la que Uralde, cuya imagen pública se agrandó cuando estuvo preso durante la Cumbre del Clima de Copenhague, y otros destacados ecologistas, como Alejandro Sánchez, director durante 20 años de SEO/Birdlife, quieren llegar a las elecciones generales de 2012 y ocupar el hueco ecologista que dejó el Gobierno de Zapatero desde 2008. Su intención es crear primero una fundación, buscar apoyo ciudadano y luego convertirse, "si hay suficiente apoyo social", en un partido político. "El proyecto, el proceso y la fundación cuentan con el apoyo decidido de Los Verdes Europeos", la cuarta fuerza en el Parlamento Europeo pero con un solo eurodiputado español, Raúl Romeva, de ICV.

La fundación apoya un Estado laico y se define como republicana

Si consiguen suficiente respaldo social pasarán a ser un partido

La fundación se fija 31 "fines de interés general". El primero es "promover la sostenibilidad económica, social y ambiental, reduciendo la huella ecológica para conciliar el desarrollo humano con los límites físicos del planeta y poniendo el bienestar humano y la justicia social como objetivos de la economía".

Otros puntos son "defender los derechos de los animales", "contribuir a un cambio de modelo económico superador del capitalismo y el productivismo" y a "la mitigación del cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles y en los plazos recomendados por la comunidad científica". También apuestan por "un modelo energético basado en la gestión y reducción de la demanda, el ahorro y la eficiencia, las energías renovables y la generación de electricidad distribuida y las redes inteligentes".

Uralde y los impulsores del proyecto siempre han insistido en que sus propuestas no están representadas en ningún partido, sobre temas como el fin de los toros o de las ayudas al carbón, la fuente de energía más contaminante y cuyas ayudas defienden todos los partidos.

La formación se interna en otros campos no estrictamente ecológicos, como "contribuir a la laicidad del Estado", la defensa de la enseñanza pública de calidad o la "democracia participativa". Aunque apuestan por un Estado federal y republicano, no es algo que figure entre los puntos principales. Tradicionalmente han estado vinculados a grupos nacionalistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de septiembre de 2010