Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los municipios que optarían a Chery exhiben sus puntos fuertes

Corbacho brinda a Montilla "todo el apoyo del Gobierno"

Sorpresa, incertidumbre y exhibición de encantos para captar una inversión prevista en unos 1.000 millones de euros y 10.000 empleos. Los alcaldes de L'Espluga de Francolí (4.000 habitantes,Conca de Barberà), Vila-rodona (300 habitantes, Alt Camp) y Abrera (11.000 habitantes, Baix Llobregat) se apresuraron ayer a sacar brillo a las ventajas que ofrecen sus municipios para albergar la planta de la automovilística china Chery, posibilidad revelada el miércoles por la Generalitat que les cogió desprevenidos.

"Me avisó el delegado de la Generalitat. No lo habríamos imaginado nunca", señaló el primer edil de Vila-rodona, Josep Maria Comes (PSC). "Me he enterado por la radio", apuntó su homólogo de L'Espluga, David Rovira (CiU). La alcaldesa de Abrera, María Soler (PSC), insistió en que, sea cual sea la ubicación, "es una buena noticia para toda Cataluña". Pero la rivalidad, aunque pacífica (ya que los alcaldes admiten que la elección dependerá de la empresa) resulta inevitable. "En la zona hay tres subestaciones eléctricas de alta capacidad y la vía férrea, pegada a L'Espluga, no la ofrecen otros candidatos", destacó Rovira. "La posición estratégica de Vila-rodona entre Barcelona y Tarragona es única", confió Comes. "El Baix Llobregat tiene una gran tradición en el sector automovilístico", defendió la edil de Abrera.

Huguet pide "prudencia" y los sindicatos, más información

Los municipios tarraconenses comparten una peculiaridad que les han erigido en candidatos: la proximidad con el Instituto de Investigación Aplicada del Automóvil (Idiada), cuyas instalaciones parecen interesar a Chery. Con Abrera les une además que Incasol tiene en los tres sitios cientos de hectáreas adquiridos.

Los alcaldes trataron de rebajar las expectativas porque la negociación, en la que el Gobierno catalán ha dedicado cerca de un año, parece larga y plagada de embrollos. De hecho, ya sufrió un retraso imprevisto. El acuerdo suscrito esta semana entre Montilla y el presidente de Chery ya estaba listo para ser rubricado a finales de mayo. El presidente canceló el viaje para centrarse en las medidas de recorte del déficit público por lo que el consejero de Innovación, Josep Huguet, quedó al frente de la delegación catalana. Los empresarios de Chery preferían a Montilla. "Por protocolo y relevancia", reveló Rovira. Eligieron esperar. "Es solo una anécdota, pero revela el tacto que debemos mantener", advirtió el alcalde.

El ministro Celestino Corbacho, que ayer estaba de visita en Sabadell, se mostró más optimista y aprovechó para felicitar al Gobierno catalán por su negociación. "Quiero felicitar a Montilla. No solo por la magnífica noticia, sino también por la forma tan discreta con la que ha llevado la operación. Le ofrezco todo el apoyo que desee desde el Gobierno. Es un proyecto que no es solo bueno para Cataluña, sino también para España". Los sindicatos catalanes exigieron ayer tener alguna información concreta. CC OO solicitó una reunión con Presidencia de la Generalitat para conocer con detalle el proyecto de implantación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2010