La plantilla de las cajas exige mantener sus derechos

A cuatro días para que los consejos de Caixa Galicia y Caixanova aprueben el protocolo de fusión definitivo, directivos de ambas entidades se vuelven a ver hoy las caras con los representantes de los trabajadores en la mesa laboral. Los delegados de Comisiones, CIG, CSICA, UGT y CGT intentaron a lo largo de ayer cerrar una contrapropuesta conjunta que no sólo pasa por pactar en mejores condiciones las prejubilaciones, sino por el mantenimiento de los derechos laborales de la plantilla que se quedará en la caja fusionada.

Desde las centrales califican de paupérrima la oferta de la patronal, por lo que exigen "cambios radicales". Critican que la propuesta de ambas entidades "se limita a garantizar el salario fijo que cada persona tenga en la caja de procedencia, cortando de forma abrupta los procesos de clasificación profesional". Quieren que se aproveche lo mejor de las condiciones que hay ahora en cada una de ellas, "sin referenciar todo al convenio nacional de cajas". Si la reunión de hoy fracasa estudiarán votar en contra de la fusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de septiembre de 2010.