Reportaje:

Un Wagner inédito en Galicia

El Xacobeo trae por primera vez una versión de 'Parsifal'

El Xacobeo Classics presenta esta tarde en Santiago, en versión concierto, la primera ejecución de la ópera de Wagner Parsifal que se ha realizado hasta ahora en Galicia. El máximo responsable de convertir la partitura de Wagner en sonidos y emociones será Vasily Petrenko (San Petersburgo, 1976). Estará al frente del Coro de la Ópera Nacional de Brno (República Checa), de la Agrupación Infantil y Juvenil Cantabile de A Coruña y la Royal Liverpool Philharmonic Orchestra, fundada en 1840, es la orquesta profesional en activo más antigua de Gran Bretaña.

Actuarán como solistas principales Nikolai Schukoff, tenor, como Parsifal; Kurt Rydl, como Gurnemanz, personaje central y el rol más largo de la obra, y Violeta Urmana como Kundry. Schukoff nació en Graz (Austria) y se formó en el Mozarteum salzburgués. Debutó en 1996 en Gelsenkirchen como Alfredo (La Traviata), ha hecho temporadas con las óperas de Manheim y Nuremberg y actuado como solista en el Festival de Lucerna, o las óperas de Berlín y París (Siegfied). En 2007 reemplazó a Plácido Domingo en la Staatsoper de Múnich, en el papel de Parsifal.

La soprano Violeta Urmano es una de las más reputadas de la ópera mundial

Urmana (Lituania, 1961) será Kundry: una "sensual mujer al servicio de Klingsor", según acota el libreto para el único papel femenino importante en Parsifal. Urmana, que canta como soprano y mezzo lírica, estudió piano y canto en Vilna, perfeccionado en Múnich. Como mezzo, triunfa en papeles como Amneris de Aida, o Kundry. Como soprano, destaca en los de Tosca o Norma, entre otros. Kurt Rydl nació y estudió en Viena, prosiguió estudios en Moscú y es uno de los bajos más reputados del actual panorama operístico mundial. Basta recordar sus éxitos en los festivales de Bayreuth, Edimburgo, o Salzburgo o en teatros de ópera de Roma, Londres, Berlín o Viena.

El libreto en verso de Parsifal (o poema, como gustaba decir Wagner) es del propio autor y hunde sus raíces en el cantar épico medieval Parzival, de Wolfram von Eschenbach. Relata el viaje espiritual de Parsifal -"muchacho puro y casto" al servicio de Amfortas, Gran Maestre de la Orden del Santo Grial, en busca del cáliz de la Última Cea, único remedio posible para los males de su maestro. La obra se desarrolla "en un lugar indeterminado de las montañas del norte de España, durante la Edad Media", que algunos sitúan incluso en O Cebreiro. Antes de su estreno, Wagner pidió que no se aplaudiera ni entre actos ni al final de la función, por su carácter místico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de agosto de 2010.