Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP obliga a pedir perdón al diputado que insultó a Jiménez

Los populares de Málaga reclaman un expediente a Juan Soler por sus comentariosEl diputado del PP rectifica sus insultos pero mantiene su crítica a Jiménez

La rajada del portavoz adjunto del PP en la Asamblea, Juan Soler, contra la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, que aspira a ser la candidata socialista a la presidencia regional, ha generado múltiples críticas desde todos los partidos políticos, incluido el suyo.

El diputado del PP pidió ayer disculpas a través de la oficina de prensa del PP en la Cámara regional tras conocerse el contenido de su blog. En una entrada en la bitácora, del 13 de agosto, el portavoz adjunto popular escribió que Trinidad Jiménez, nacida en Málaga, es una "candidata floja para Madrid" ya que "su acento le hace más apta para Dos Hermanas o Vélez-Málaga".

"Suena extraña y solo aparece por aquí para aspirar a un puesto. (...) Le faltan fondo y cuajo madrileño", añadió el político popular en su bitácora, que lleva por subtítulo "Comentarios impertinentes sin mala fe".

Las disculpas del parlamentario regional añadieron más leña al fuego

Soler también ha cargado contra Cobo, Uriarte, Oyarzábal, Berzosa...

El parlamentario popular recibió reprimendas de sus compañeros en la Cámara regional y fue apercibido por la dirección del PP de Madrid, que dirige Esperanza Aguirre. Por eso tuvo que rectificar hasta en dos ocasiones: en su blog y a través de la nota del PP en la Asamblea. El consejero regional de Economía, Antonio Beteta, se desmarcó de Soler. "En Madrid ya nadie se pregunta de dónde se viene", dijo.

Aunque las primeras reacciones comenzaron en el propio PP de Vélez-Málaga. El ex alcalde popular de esa localidad, Francisco Delgado Bonilla, dirigente cualificado del PP provincial, fue el más contundente. En declaraciones a la cadena SER, exigió la apertura de un expediente contra Soler por sus palabras "reprobables e inaceptables". Soler le telefoneó para disculparse.

La del ex alcalde veleño fue la respuesta más contundente que recibió Soler de sus compañeros andaluces. El presidente del PP regional, Javier Arenas, optó, como acostumbra en estos casos, por esperar a que escampe y por dejar que la portavoz popular en el Parlamento de Andalucía, Esperanza Oña, fijara la posición oficial: "Juan Soler ya se ha disculpado (...) Parece que lo razonable es aceptar que las declaraciones no gustan, pero también aceptar la disculpa", dijo a Europa Press.A la vista de la polémica, el diputado redactó ayer otro escrito en su blog a modo de "aclaración para malévolos". Tras confesar su amor a Andalucía con referencias a Lorca, el salmorejo, las playas de Almería, el flamenco, el aceite de Jaén y el brandy de Jerez, "que es, a precio igual, mejor que el coñac", aclaró su referencia al acento de Trinidad Jiménez: "Que quede claro: ni un desprecio, ni una sorna a la parte más elegante del mundo. Nunca yo lo permitiría. Trini me parece encantadora, lista y guapa". Aún así, insistió en su idea: "Solo digo que su acento malagueño la distancia del elector medio de Madrid". Pero el locuaz diputado insistió en atacar a Jiménez: "No es de aquí, es como el Guadiana, que a veces desaparece. Madrid es muy hospitalario, lo digo por experiencia, pero no quiere que le gobiernen quienes están de paso y no se comprometen". Soler considera que Jiménez no ganará las primarias contra Gómez. Porque, dice, "él es de Parla".

La aclaración añadió más fuego. A primera hora de la tarde, el PP en la Asamblea emitió un comunicado en el que Soler pedía disculpas por los "desafortunados comentarios" de su blog. El comunicado afirmaba que el diputado "en ningún momento pretendía ofender a nadie, y que si lo ha hecho, lo lamenta".

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, contrincante de Trinidad Jiménez en las primarias socialistas para elegir candidato a la Comunidad de Madrid, condenó el tono "discriminatorio y xenófobo" de la crítica de Soler.Las declaraciones han provocado reacciones en tromba en defensa de Jiménez y de los andaluces. El portavoz municipal del PSOE, David Lucas, considera "lamentables" las palabras de Soler por haber "menospreciado no solo a los andaluces, sino a todos los que viven en Madrid y no tienen el mismo acento" que él.

El portavoz adjunto del PP en la Asamblea está acostumbrado a protagonizar estas polémicas. Desde su blog atiza con fiereza a quien se le antoja. Así ha hecho con compañeros de su propio partido como el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, de quien dijo que "tiene la inteligencia nublada por el odio que dispensa" a la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

Soler llamó trepas a otros compañeros de partido como Iñaki Oyarzábal, secretario general del PP vasco, a Nacho Uriarte, presidente de Nuevas Generaciones, por defender al juez Baltasar Garzón. "Tanto Uriarte como Oyarzábal son personas que han trepado a puestos de responsabilidad dentro del PP con una formación académica, política y cultural digamos que limitada", escribe Soler. El parlamentario madrileño agregó con condescendencia: "Salgo en su defensa porque no se trata de transfuguismo político, sino de carencias evidentes y perdonables". El diputado madrileño colecciona insultos y comentarios despectivos hacia el presidente del Congreso, José Bono, el rector de la Universisad Complutense, Carlos Berzosa, o los organizadores del Orgullo Gay, evento que calificó como "zapateril, ridículo, racista, antisemita y nazi" por impedir que la carroza de Israel participara en el desfile tras el ataque a una flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza.

Soler no ha sido el único cargo del PP que ha desbarrado contra los andaluces. El ex consejero de Sanidad, Juan José Güemes, censuró a sus compañeros de Andalucía: "Que empiecen a trabajar ya que llevan 30 años cómodamente instalados en la oposición perdiendo elecciones una y otra vez". Y acusó al PP andaluz de estar dispuesto "a exportar esa filosofía de vida también a la dirección nacional del partido". En marzo pasado, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, comparó a los jornaleros que cobran subsidios con gallinas a las que el Gobierno "da pitas, pitas, pitas con dinero del contribuyente". Antes, la dirigente popular Ana Mato dijo: "Los niños andaluces son prácticamente analfabetos".

El diputado de la lengua afilada

Cuando Juan Soler-Espiauba (Santander, 1960) habla, sus compañeros tiemblan. Saben que su verbo es estridente y que con frecuencia se pasa de frenada. Soler es un veterano del PP de Madrid. Ha vivido todas las épocas. Se afilió a Nuevas Generaciones con 18 años. Durante mucho tiempo se ha esforzado por alcanzar algún cargo de relevancia en el partido o en las administraciones que gobierna el PP, pero no ha pasado de ser portavoz adjunto del grupo popular en la Asamblea de Madrid.

Es un aguirrista acérrimo. Sus propios compañeros dicen de él que es más aguirrista que la propia Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid. Lo que en ocasiones le genera algún problema. "Es un palmero de los que lleva la presidenta siempre a su lado", explica un dirigente popular. Soler es un pata negra de la agrupación del distrito de Salamanca. Desde allí reclamó primarias en el PP cuando Mariano Rajoy aspiraba a revalidar la presidencia del PP, en el verano de 2008.

El caso es que Juan Soler es diputado desde 1987. Solo en una ocasión abandonó el escaño regional. Y eso provocó su enemistad con Alberto Ruiz-Gallardón, quien lo excluyó cuando era presidente regional. Con Aguirre volvió a la Asamblea, por eso es fácil verlo aplaudiendo a rabiar las intervenciones de la presidenta. "A ella le hace gracia y por eso está ahí", cuenta un destacado dirigente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de agosto de 2010

Más información