Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jurado culpa al ex gobernador de Illinois de mentir al FBI, pero no de subastar un escaño

En diciembre de 2008, antes de que el entonces senador Barack Obama jurase su cargo como presidente, el ex gobernador demócrata de Illinois Rod Blagojevich saltó a la fama cuando trascendieron unas conversaciones telefónicas grabadas por el FBI, en las que, supuestamente, Blagojevich estaba dispuesto a ofrecer el escaño vacante de Barack Obama a quien más dinero le ofreciese.

Dos años después, un jurado popular se ha pronunciado sobre los 24 cargos con que la fiscalía acusaba a Blago, como se le conoce, entre los que se encontraban el de chantaje sistematizado, conspiración, fraude postal e intento de extorsión. Para cada cargo se necesitaba la unanimidad de los 12 miembros del jurado. Y finalmente, solo se le consideró el martes culpable de uno: haberle mentido a los agentes del FBI que ya investigaban su caso en 2005. En el resto, el jurado quedó bloqueado y el juez los desestimó. La fiscalía ya ha anunciado que volverá a presentar los mismos cargos para que se repita el juicio.

No obstante, por prestar falso testimonio ante el FBI, el ex gobernador puede enfrentarse a la pena de cinco años de prisión y a 250.000 dólares de multa. El jurado consideró que había pruebas fehacientes de que había mantenido una lista de donantes que habían financiado sus campañas electorales y a los que había dado trato de favor, aunque no admitió esos extremos ante unos agentes que le interrogaron en 2005. Por eso, se le consideró culpable de mentir en una investigación federal.

Del resto, de las acusaciones de corrupción, de sus supuestas negociaciones para vender el escaño de Obama, de aquella afirmación grabada por el FBI -"yo solo quiero ganar dinero"-, el jurado no pudo concluir nada. El juicio duró siete semanas. El jurado deliberó durante 14 días, y empezó a dar señales desde la primera semana de que no iba a ser fácil lograr la unanimidad. Según el testimonio de diversos miembros, una buena parte de cargos, incluido el de tratar de vender el escaño de Obama, quedó bloqueada por la oposición de una sola mujer. Para condenarle se necesitaba unanimidad.

El presidente del jurado, James Matsumoto, concedió una entrevista ayer al canal de televisión NBC en la que explicó que esa mujer, una jubilada, "vio en las conversaciones de Blagojevich a un político que hablaba con otros políticos como hablan los políticos". "No veía que se estuviera cometiendo un delito, solo oía conversaciones. Solo conversaciones", explicó.

La anulación de buena parte del juicio no es una absolución. Pero Blagojevich no pareció interpretarlo de ese modo. Acostumbrado ya a convertir su juicio en un espectáculo, dijo ante los medios: "Este jurado ha demostrado que el Gobierno se ha dedicado a lanzar en mi contra todo lo que ha encontrado a su paso, a excepción tal vez del fregadero de la cocina. No han podido demostrar que yo haya hecho nada malo".

El 9 de diciembre de 2008, a un mes de la victoria de Obama en las elecciones presidenciales, fue arrestado a las puertas de su casa y trasladado a una comisaría. El FBI llevaba meses espiándole, y en una de sus grabaciones, el entonces gobernador decía: "Tengo esto que es jodidamente valioso y no lo voy a regalar sin obtener nada a cambio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 2010